Header Ads

Series | Black Mirror. 5ª Temporada

Alejandra Glez. Noda | S.C. de Tenerife

Título: Black Mirror
Año: 2011 - 2019
Duración: 60 minutos aprox.
Nº de Episodios: 3
Temporadas: 5
País: Reino Unido

SINOPSIS

Esta serie de ciencia ficción explora un futuro próximo muy inquietante, donde las grandes innovaciones tecnológicas de la raza humana chocan con sus peores instintos.

OPINIÓN

Esta serie la descubrí hace 4 años cuando un profesor de la universidad nos mandó como tarea escribir una disertación sobre el famoso capítulo del cerdo. Desde entonces me enganché a su particular forma de mostrar los peligros de la tecnología. Su narrativa siempre ha tenido un sello muy particular que la llevó a convertirse en una referencia para los amantes de la ciencia ficción y las distopías. Sin embargo, desde hace unas temporadas el resultado ha ido decayendo para acabar de desplomarse en esta quinta tanda.

Con la vuelta a los tres episodios los seguidores esperaban volver a encontrar esa esencia que les había conquistado desde los inicios. Recordemos que en un principio cada temporada tenía 3 episodios, pero a partir de la tercera (cuando pasaron a Netflix) esa cifra se aumentó por lo que se adujo que su bajón se debía a dedicarle menos tiempo y recursos a cada uno. La esperanza, por desgracia, quedó en nada.

Antes de pasar a hablar de cada uno de los capítulos de manera individual (sin spoilers, claro) quiero aclarar que a mí no me parecen malos per se. Dentro de la marca Black Mirror se quedan en mero entretenimiento sin mucha materia sobre la que reflexionar. Si no tuvieran esta firma serían una interesante propuesta de entretenimiento con algunos mensajes interesantes, pero que no terminan de explorar. Tengo que aclarar que el orden en el que los menciono es en el que yo los vi, al parecer, para otras personas el orden ha sido diferente.

En “Striking Vipers“ la premisa se basa en un videojuego de realidad aumentada en que la inmersión es tal que sientes lo mismo que tu avatar. Por supuesto, se acaba aprovechando esa capacidad para mantener relaciones sexuales en línea (cibersexo, en definitiva). Lo que podría haberse convertido en una reflexión sobre la sexualidad, la diversidad de las parejas y los prejuicios acaba siendo un canto al “no homo”. Los protagonistas se esfuerzan por no visualizarse como homosexuales o bisexuales demostrando una gran lgbtfobia.

En el segundo episodio ("Smithereens") nos encontramos con un anuncio de la DGT muy largo. En esta ocasión, las actuaciones y el desarrollo son magistrales, pero termina con un final demonizador para las redes sociales. Por otro lado, encuentro una crítica al periodismo de última hora. Llaman a los medios a una mayor revisión de las fuentes en situaciones de emergencia en vez de solo transmitir lo que se cuenta en RR.SS. También crítica nuestra pérdida de privacidad al contarlo todo en estas plataformas sin pararnos a pensar en a qué renunciamos. Muy de alabar el papel de Andrew Scott, Moriarti en la mítica serie Sherlock.

Para finalizar ("Rachel, Jack and Ashley Too"), Miley Cyrus nos cuenta su historia con Disney. Ashley Too no es más que un seudónimo con el que Black Mirror ha contado la historia de Hannah Montana. Una joven queda al servicio de una empresa sin importar lo que ella desea en realidad. La historia de las inteligencias artificiales y el abuso del uso de las tecnologías queda escondida bajo una trama de corte adolescente.

Black Mirror ha optado por quedarse más cerca de la actualidad. Atrás quedan esas distopías que nos dejaban pensando durante días en la deriva de la tecnología. Si sigue así se mantendrá como una serie referente del entretenimiento, pero lejos de su esencia.



PUNTUACIÓN



5/10
©