Header Ads

Mi experiencia con Lowi

Jesús V. | Huelva
Regreso con una nueva experiencia a la web. En esta ocasión, me toca hablar de Lowi y de mi estancia en la compañía de telefonía móvil. Vamos allá. 

Llegué a la empresa con la idea de que fuera una tarifa barata y que cumpliera la premisa de bueno, bonito y barato que tanto se pregona en sus anuncios. En los primeros meses la cosa fue realmente bien hasta que tuve un problema con la factura. Es entonces cuando empieza el desastre. Tuve la mala idea, para Lowi, de cambiar de banco debido a mi cambio de comunidad autónoma. Llamé a la compañía para actualizar los datos. Todo muy bonito, bueno y barato hasta que se pasa la primera factura. 

Aun con la confirmación de los nuevos datos, la factura pasó por mi antigua cuenta corriente, es decir, no se cobró al no estar activa. Es entonces cuando, al quedar pendiente la factura en cuestión, cortan la línea debido al  impago. En ese momento pensé que era un error y pagué la factura y caso resuelto. El problema es cuando el error pasa a ser constante. Por problemas de salud familiares, no había dinero en la cuenta para cobrarse la factura. Llamé a Lowi y les comenté que les haría el ingreso por transferencia, una vez más, sin problemas hasta que intentan cuadrar sus propias cuentas. 

De nuevo la factura, según ellos, no estaba pagada aún teniendo el justificante de la transferencia. Llamo, les informo que tengo la factura pagada pero ellos no lo entienden y requieren un nuevo pago para poder activar la línea. Les reitero que tengo el justificante y se dan cuenta que es más fácil que se lo envíe vía mail y todo quería arreglado. Nada más lejos de la realidad. Una vez Lowi confirma la recepción, me aseguran que en 24 o 72 horas tendría activa la línea. Pasaron dos semanas sin respuesta alguna. 

Es cuando empiezan los malos modos, malas respuestas y peor trato por parte del servicio al cliente telefónico. Llamadas que se cuelgan sin dar explicaciones, frases del estilo "otra vez molestando" o "no tengo por qué aguantar tus quejas". Un mes después seguía sin línea y decidí cambiar de compañía debido al desastre. Llegaron los ruegos y el cambio radical de los empleados. Buen trato, arreglo milagroso de la línea tras un mes de desajuste de una factura que estaba pagada, como se demostró después. 

La oferta de renovación eran gigas a mansalva a un precio ridículo. Es una gran oferta pero visto el trato al cliente y el desastre al intentar cobrarse sus propias facturas, decidí declinar su oferta.Seguían evitando dar soluciones reales  y culpando al cliente, al banco y a Dios si hacía falta antes de hacer autocrítica. De hecho, aun tengo pendiente una investigación sobre una factura anterior que, supuestamente, estaba impagada. Pagué, abrieron investigación y, casi ocho meses después sigo sin respuesta. 

Tengo claro que he perdido casi 30€ pero ahora estoy en una compañía que, aunque parezca raro, me ofrece tener todos los días del mes línea. Algo tan simple pero necesario cuando vives fuera de tu casa y necesitas tener contacto con tu familia. Lowi no cumple con lo requerido con el ansia de cobrar algo que ya estaba cobrado y les daba igual el cliente mientras ellos tuvieran dinero en sus cuentas.  A veces no todo acaba siendo bueno, bonito y barato. 

Aun tienen mucho que mejorar en el servicio de atención al cliente ya que, por muchas veces que me intentaba poner en contacto con el departamento de cobro, disponible en otras compañías, aquí es imposible y eso hace que el problema se solucione mucho más tarde de lo que podría haber sido. En definitiva, mi experiencia no ha sido positiva y no sería una opción para alguien que me pidiera opinión al respecto de la misma. 
©