Header Ads

Reseña | La Máquina del Tiempo, H G Wells



Nora Palao Vidal | Yecla, Región de Murcia


la máquina del tiempo-h. g. wells-9788408210054

Título: La máquina del tiempo

Título original: The Time Machine

Autor: Herbert George Wells

Editorial: Planeta

Nº Páginas: 208

Fecha publicación: 1895

Formato: Tapa blanda  

Precio: 11,95 €

SINOPSIS

—Hace mucho tiempo tuve la idea de una máquina… 

—¡Para viajar en el tiempo! —exclamó el jovencito.

—Y podría viajar absolutamente en cualquier dirección en el tiempo y en el espacio, dependiendo del gusto del piloto.
 La Máquina del Tiempo es un clásico de la literatura. Fue la primera obra de éxito de H. G. Wells y pionera en los Viajes en el tiempo. A finales del siglo XX, un hombre idea una máquina con la que asegura poder viajar en el tiempo. Ante la incredulidad de los científicos de la época, el Viajero del Tiempo consigue llegar al futuro, donde, tras una serie de aventuras, aterrizará a un mundo aterrador habitado por unos seres extraños llamados Eloi y Morlocks.



OPINIÓN

La Máquina del Tiempo fue publicada por primera vez en 1895 con dieciséis capítulos y un epílogo. Herbert George Wells era un periodista, un científico en forma de Darwin pero también muy interesado en la política. En La Máquina del Tiempo las cosas se presentan como realistas, creíbles, no obstante, no son naturales pues esta novela es combinada con ficción. El nombre exacto usado es "scientific romance", pues la gran pregunta que nos lanza esta historia es si los hechos presentados son verdad o mentira. 

Es muy interesante de qué manera está contada esta historia pues el protagonista, el viajero en el tiempo, no es realmente el narrador. El viajero, que no tiene nombre, reúne a sus amigos en su casa para cenar y contar sus aventuras y a través de uno de sus amigos escuchamos y vemos la historia. De esta forma, el narrador no tiene una vista privilegiada del entorno de la novela, por tanto el lector se convierte en un invitado más de esta cena, en un ambiente letrado y lujoso. Esto nos da la impresión de estar dentro de la historia, y este encuadre aporta credibilidad a los hechos narrados. Y es importante porque estos sucesos son difíciles de creer: la creación de un artilugio que nos permite viajar a cualquier momento pasado o futuro de la existencia terrenal. 

El protagonista quiere hacernos creer su historia, a nosotros y a sus amigos, ese es su objetivo. Él es un empirista, es decir, basándose en la experiencia y la práctica, teoriza y crea sus pensamientos. La ciencia es el centro de su vida y esto crea un problema: su mente está llena de prejuicios que le nublan en un mundo muy futurista del que no conoce absolutamente nada. Es más, sus conocimientos científicos no parecen aplicarse allí. La evolución del personaje le hace dudar de sí mismo y de su superioridad de aristócrata inglés que le rodea. El viajero pretendía siempre ser superior, y poco a poco se da cuenta que no está preparado para el futuro. Y este gran cambio le viene de la mano de la feminidad. Allí en el futuro conoce a Weena (un ser Eloi), y aún no pudiendo comunicarse pues no hablan el mismo idioma, ella rompe esta falsa masculinidad. También la luz es un gran cambio en este mundo futurístico ya que el mundo está dividido en sombras y reflejos. Los seres que viven en la negrura son los Morlocks, representan lo desconocido, y esa parte deshumanizada del hombre.

Mezclado con su narración, Wells nos habla de comunismo, de astronomía, geología, de la teoría de Darwin de la evolución, entre otros temas. La Máquina del Tiempo nos enseña que la realidad depende de la percepción, de la tardía comprensión de lo que nuestros ojos nos muestran.  Al final, el protagonista descubre que el significado emocional está por encima de la ciencia. Él sobrevive gracias a Weena, y entonces se le revela que lo importante queda en vivir la vida al máximo.  

Además de poseer un estilo narrativo intachable, Wells juega con las palabras intentando, casi siempre con éxito, entretener al lector. De igual forma juega con los sentidos de su público, haciéndolo rabiar, reír, y hasta podría decir que llorar. Su arte culmina en una obra de excelencia, clásico de la literatura de ciencia-ficción y que debe figurar sí o sí en tu lista de libros leídos. 


PUNTUACIÓN
        8/10


El relato de H. G. Wells ha sido objeto de al menos cinco adaptaciones cinematográficas y para televisión. Entre las adaptaciones llevadas al cine destacan la realizada en el año 1960 y la de 2002. Esta imagen pertenece a "La Máquina del Tiempo" (2002) dirigida por Simon Wells.


©