Header Ads

Series | GLOW, Temporada 2



Alejandra Glez Noda | S/C de Tenerife

Título: GLOW

Año: 2017

Duración: 35 minutos.

Número de capítulos: 10

Temporadas: 2

País: Estados Unidos

Reparto: Alison Brie, Betty Gilpin, Marc Maron, Britney Young, Sydelle Noel, Britt Baron, Jackie Tohn, Kimmy Gatewood, Rebekka Johnson, Kate Nash, Sunita Mani, Kia Stevens, Gayle Rankin, Ellen Wong, Chris Lowell, Alex Rich


SIPNOSIS

En Los Ángeles de los años 80, un grupo de inadaptadas se convierten en populares luchadoras. Desesperada por lanzar su carrera como actriz, Ruth acude a un casting en un gimnasio de Los Ángeles. Pero pronto se da cuenta de que no se trata de la típica audición. Así, la joven actriz en paro mantiene su sueño vivo al conseguir el papel de una luchadora junto a otras mujeres.

OPINIÓN PERSONAL

Tras una primera temporada en la que nos conquistaron a todos el show continúa. En la primera edición se centraron en presentar a las protagonistas, introducirnos ligeramente en el wrestling profesional femenino y en demostrarnos que ya en los 80 las mujeres podían ser algo más que un florero. Ahora, siguen con esta progresión reflejando cómo un programa de entretenimiento en apariencia sencillo es capaz de contener un gran mensaje.

En estos diez nuevos episodios las tramas comenzadas continúan. Ya tienen sus personajes, van entendiendo cómo funciona el sector y son capaces de realizar movimientos de wrestling. En esta ocasión tienen que mantenerlo. Los personajes ya los conocíamos, pero ahora avanzamos un poco más en sus historias personales. Aunque tengan diferentes niveles de protagonismo, cada persona tiene un motivo para estar ahí, algo que contarnos.

La trama principal es enriquecida con subtramas interesantes. Nada parece ser simple relleno. Alison Brie vuelve a demostrarnos su capacidad interpretativa con su genial Ruth tan llena de matices. No son perfectas ni tienen por qué serlo. Si en la primera nos enseñaron qué era el wrestling, ahora se meten más en el terreno televisivo. Muestran lo que cuesta producir un programa, más cuando son ellas quienes lo integran. Una de ellas, incluso, se atreve a convertirse en parte de la dirección de GLOW. Sin embargo, no le resulta nada fácil, pues ve cómo le cuesta el triple que al resto que le tomen en cuenta. Incluso, por citar otro ejemplo, somos testigos del movimiento #MeToo a través de una de las escenas.

Lo mejor de GLOW es que no se presenta como una serie feminista o reivindicativa. Eso lo vamos descubriendo nosotros según avanzamos. Son los propios actos de los personajes los que nos permiten a nosotros definirla. No soy partidaria de una mercantilización del movimiento, ya que, al final, de tanto utilizar un término corremos el riesgo de vaciarlo de significado. Prefiero afirmar que las mujeres de GLOW son independientes, luchadoras (en todos los sentidos), inteligentes y diversas.

Una vez vista, entonces, está en los espectadores decidir cuál es su lectura. A mí me enseña el poder de la sororidad, no vernos como rivales sino como compañeras. Me recuerda que somos más que un cuerpo, que nuestra voz tiene el mismo derecho a ser escuchada y, sobre todo, que no somos inferiores ni debemos permitir ser tratadas como tal. Una sutil lección de feminismo que se va descubriendo según avanzan los capítulos. Es una muestra de esas series que durante los últimos 2 o 3 años han ido apareciendo. También en la ficción reclamamos dejar de ser tratadas como objetos y empezar a encontrar referentes.

No quiero decir que GLOW sea todo el tiempo una producción seria. Todo lo contrario. Es en la unión entre momentos de comedia con otros más emotivos donde encuentra su fuerza. Es capaz de llevarnos a las carcajadas para un poco más tarde dejarnos a punto de llorar. A veces divertida, a veces instructiva, a veces dura, otras veces simple entretenimiento, siempre brillante. Sigamos sintiendo el GLOW.

NOTA
9
©