Header Ads

Mitología | Mito de Teseo y el Minotauro



Nora Palao Vidal | Yecla, Región de Murcia


En primer lugar debemos saber que la leyenda de la lucha de Teseo contra el Minotauro tiene lugar en la isla de Creta, en Grecia. El nacimiento del Minotauro se debe a una de las tantas aventuras que tuvo Zeus, el rey de los dioses griegos. 

Zeus (Júpiter en latín) fue lo que actualmente se conocería como un mujeriego, además estando casado con Hera (Juno). En esta historia se encaprichó de Europa. Europa era una princesa fenicia y, para conquistarla, Zeus se transformó en un hermoso toro blanco. La joven se montó sobre él y Zeus se la llevó a Creta donde nació el hijo de ambos, Minos. Al cabo de un tiempo, el dios se cansó de su capricho y casó a Europa con el rey de la isla, que no tenía hijos. A la muerte del rey, Minos heredó el trono gracias a la ayuda de su padre, que envió un toro blanco para atestiguar la ascendencia de su hijo, pues Zeus también había nacido en Creta y su hijo merecía reinar.

File:Tizian 085.jpg
El rapto de Europa, de Tiziano (1562)

Más tarde, Minos se casó con Pasífae y esta acabó por concebir una aberrante pasión por aquel toro blanco. De esa relación nació un monstruo: cuerpo de hombre y cabeza de toro, al que se conoció con el nombre de Minotauro ("el toro de Minos"). Para ocultar la vergüenza de su familia, el rey obligó al ateniense Dédalo a construir un enorme laberinto del que nadie fuese capaz de salir, en donde encerró a su horrible hijastro. El Minotauro era antropófago, es decir, se alimentaba de carne humana, y esto creaba un gran problema para el rey. Finalmente, Minos impuso un terrible tributo al pueblo de Atenas, pues les había derrotado en una guerra: cada nueve años, estos deberían enviar a la isla de Creta siete parejas de jóvenes. De esa forma, entrarían en el laberinto con la promesa de gloria si acababan con el Minotauro, pero esta tarea era imposible y más aún encontrar la salida de ese dédalo. 

En el tiempo que se cumplió en Atenas el plazo de la tercera entrega ocurrió algo insólito: el hijo del rey de Atenas, Teseo, se ofreció voluntario. Cuando Teseo llegó a la isla de Creta conoció a la hija del rey Minos, Ariadna, y esta se enamoró del joven. Puesto que no quería ver al príncipe muerto en vano, decidió ayudarle entregándole un mágico ovillo de lana que le conduciría a la salida. Dentro del laberinto, Teseo se enfrentó al Minotauro acabo con su infeliz existencia. Siguiendo el hilo, Teseo pudo dar con la salida y huyó en su nave con Ariadna. 

The Myth Of Theseus And The Minotaur – AurovilleRadioTV

Preciosa historia. Solo que Teseo se cansó rápidamente de Ariadna y la dejó abandonada en la próxima isla que encontró. Al parecer el enamoramiento no le duró mucho. 



©