Header Ads

Reseña | 1984, de George Orwell

Nora Palao Vidal | Yecla, Región de Murcia




Título original: 1984
Autor: George Orwell
Editorial: DEBOLSILLO
Género: Novela de ciencia ficción y política
Nº de páginas: 335
Fecha de publicación: 1948
Formato: Bolsillo
Precio: 12 €


SINOPSIS

Inquietante interpretación futurista basada en la crítica a los totalitarismos y a la opresión del poder, situada en 1984 en una sociedad inglesa dominada por un sistema de "colectivismo burocrático" controlada por el Gran Hermano. En Londres, 1984, Winston Smith decide rebelarse ante un gobierno totalitario que controla cada uno de los movimientos de sus ciudadanos y castiga incluso a aquellos que delinquen con el pensamiento.

Consciente de las terribles consecuencias que puede acarrear la disidencia, Winston se une a la ambigua Hermandad por mediación del líder O’Brien. Paulatinamente, sin embargo, nuestro protagonista va comprendiendo que ni la Hermandad ni O’Brien son lo que aparentan, y que la rebelión, al cabo, quizá sea un objetivo inalcanzable. Por su magnífico análisis del poder y de las relaciones y dependencias que crea en los individuos, 1984 es una de las novelas más inquietantes y atractivas que se han escrito.

OPINIÓN

Lo que ocurre cuando lees un clásico de la literatura, y yo personalmente leo muchos, es que comienzas a leer con altas expectativas, junto con un gran miedo. Este gran miedo es la obligación de disfrutar con el libro pues si todo el mundo lo ha hecho durante generaciones, ¿por qué no tú? Tengo que decir que esta vez no he salido ni con un ápice de decepción con esta historia. 

George Orwell escribió la distopía por excelencia. Nos situamos en una sociedad completamente controlada por un Partido Único Ingsoc. Este gobierno domina el tiempo, puesto que el pasado se convierte en lo que ellos quieren que sea: los artículos de periódico se modifican, las fotos se retocan o eliminan, y los pensamientos están a merced del Partido. Pensar diferente a lo escrito es crimental y será castigado muy duramente. La lengua también la dirige el partido. Se cambian palabras que remiten a cosas que no quieren que pensemos como "libertad", "amor", "disturbio", cualquier cosa que altere la paz que los mantiene en el poder. Además con una guerra constante, que te permite mantener al pueblo en una misma medida de pobreza y así nadie es mayor que nadie, lo que lleva a no haber confrontaciones. 

Todas los individuos tienen una telepantalla en sus casas que está encendida 24 horas al día retransmitiendo todo aquello que el gobierno quiere que veas, escuches, hagas, es decir, seas. La peor parte se la llevan las personas que pertenecen al Partido. Apenas pueden dirigirse a alguien si no es con un objetivo afín al Partido. Esta es una sociedad en la que los niños son criados como soldados que denuncian a sus padres a la policía a la mínima señal de duda. Por ello, los lemas del Partido son: "la Guerra es la Paz, la Libertad es la Esclavitud, la Ignorancia es la Fuerza".

Como lectores, seguimos la historia de Winston Smith, quien trabaja en el Ministerio de la Verdad con una tarea irónica: reescribe la historia para beneficiar al Gobierno y a la cara de este, el llamado Gran Hermano quien se supone que cuida y vela por todos los ciudadanos. Él quiere acordarse de su pasado y no quiere que le roben su identidad por lo que, poco a poco, como en un sueño, va despertando de aquel letargo y descubre la falsedad intencionada de Ingsoc. Sin embargo, ¿cómo rebelarte cuando no hay nadie en el que puedas confiar?

«No creo que la sociedad que he descrito en 1984 necesariamente llegue a ser una realidad, pero sí creo que puede llegar a existir algo parecido», escribía Orwell después de publicar su novela. Corría el año 1948, y la realidad se ha encargado de convertir esa pieza, entonces de ciencia ficción, en un manifiesto de la realidad. Muchos analistas detectan paralelismos entre la sociedad actual y el mundo de 1984, sugiriendo que estamos comenzando a vivir en lo que se ha conocido como sociedad orwelliana, una sociedad donde se manipula la información y se practica la vigilancia masiva y la represión política y social. Asusta, ¿verdad?

Ojalá pudiera entregar una copia de este libro a cada persona. Realmente creo que es muy difícil salir indiferente de la narración de Winston Smith. Lo recomiendo totalmente.

VALORACIÓN

        4'8 / 5
©