Header Ads

Cultura | Biblioteca de libros abandonados

Anaramitra | Newcastle upon Tyne

Garbage collectors in Ankara, Turkey browse for books at a library made up entirely of abandoned books.
Fuente: Cankaya Municipality News Center
La frase "Los libros son inmortales" cobra nuevo significado con historias como esta. Recolectores de basura de la capital turca, Ankara, han estado recogiendo durante meses los libros que los ciudadanos habían desechado en sus basuras. Al observar la cantidad de obras recolectadas decidieron guardarlas en un pequeño espacio donde ellos mismos pudieran disfrutarlas en sus pausas de trabajo o para compartirlas con sus familias. Pero en Septiembre del año pasado, decidieron abrirla al público. 

Los trabajadores discutieron la idea de embarcarse en el proyecto de crear una biblioteca pública para que todos los residentes de la zona pudieran disfrutar de los libros que, al fin y al cabo eran de ellos. Cuando la idea fue apoyada por los ciudadanos, la biblioteca se abrió a todos. 

Una vez que la biblioteca fue abierta los residentes donaron más libros. Ahora mismo hay más de 6.000 obras de diferentes géneros literarios. Hay zona de niños con cómics y obras infantiles e incluso una sección entera dedicada a la investigación científica. Libros en inglés o en Francés también han ido apareciendo para los visitantes bilingües. La biblioteca está creciendo a tal velocidad que ahora mismo se hacen prestamos a escuelas, programas de educación e incluso prisiones. Profesores de toda Turquía están ahora pidiendo libros. 

La biblioteca está situada en una fábrica de ladrillos inutilizada. Los largos pasillos, y las paredes de ladrillo hacen que el lugar sea perfecto para disfrutar de un día tranquilo en la biblioteca.

Se han contratado trabajadores a tiempo completo para organizar y llevar la instalación. Los libros se pueden prestar durante dos semanas o más, acorde con las necesidades de cada uno. Uno de los trabajadores afirma que mientras unos estaban dejando estos libros en las calles o tirándolos a la basura, otros los estaban buscando. Ahora hay un sitio para ambos.

©