Header Ads

La Despensa: Aprende a realizar pan casero

Jesús V. | Isla Cristina (Huelva)

Al fin pongo en marcha nuevamente el especial sobre el pan que abrí hace bastante tiempo. Hoy os enseño como hacer pan de una forma fácil y no tan rápida. Vayamos con los ingredientes.

INGREDIENTES

1 kilo de harina de media fuerza
600 ml de agua.
20 gramos de sal. 
40 gramos de azúcar.
20 gramos de levadura fresca o un tercio química. 
60 gramos de mantequilla. 

MODO DE PREPARACIÓN

La harina debe ser de media fuerza pues la de fuerza dejaría muchos grumos y el pan no saldría bien. El agua a ser posible tibia, ni fría ni caliente. Una vez conocidos estos detalles, vertemos la harina y el agua en el bol y lo vamos amasando lentamente mientras vamos añadiendo, poco a poco todos lo ingredientes en el orden que están expuestos arriba. Poco a poco la masa irá tomando color y consistencia hasta que esté homogénea. 

Una vez la masa esté amasada, la sacamos y la vamos dividiendo y haciendo las formas del pan. En este punto es conveniente decir que las más comunes son barras y bollos pequeños, son los más fáciles de fermentar y su posterior cocción en los hornos convencionales que tenemos en casa. Una vez amasada le hacemos cortes con un cuchillo en la parte de arriba, si es barra serán cortes laterales y si es un bollo será una cruz. Esto hará que se abran en la fermentación y la cocción dejará un "bonito dibujo" de pan casero. 

Una vez realizado, fermentaremos el pan para que suba y no tengamos panes enanos. Como seguramente no tengamos una fermentadora industrial en casa, la opción más fácil es meterlos debajo de la mesa que tenemos con unas cuantas mantas y una estufa de calor, eléctrica a ser posible. Se dejará ahí por tiempo de una hora sin comprobar demasiado su tamaño ya que correrás el riesgo a que el pan se "baje" y pierdas el tamaño. 

Fermentado el pan, podemos meterlos en el horno, siempre por partes. Generalmente son 30 minutos, 15 con el tiro cerrado, y otros 15 con el tiro abierto. Se hará así ya que la primera parte es para que el pan coja consistencia y siga el proceso del fermentado y el segundo es para que el mismo se termine de realizar. Dejar enfriar o comer en calienta, ya al gusto de cómo os guste el pan. 
©