Header Ads

SexReport | Consideraciones de la primera app reconocida como anticonceptivo por Europa y EE.UU.

Alejandra G.N. | Santa Cruz de Tenerife

Vista de la aplicación © Natural Cycles

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) anunció la aprobación de Natural Cycles para su uso, esta aplicación afirma servir para prevenir el embarazo. En Europa durante el año 2017 también consiguió la certificación de “dispositivo médico” que le permite utilizar el sello de calidad CE.

Es la primera vez que se consiguen ambos reconocimientos en una tecnología de estas circunstancias. En especial cuando se trata de un tema de salud como evitar un embarazo. Es una muestra más del auge que los dispositivos están teniendo para tratar cuestiones relacionadas. Natural Cycles tiene 900 mil usuarios en todo el mundo. El precio de una suscripción anual es de 79.99 $ en Estados Unidos, 49.99€ en España.

Su creadora, Elina Berglund, formó parte del equipo de físicos del CERN que buscaron el bosón de Higgs en el CERN, laboratorio europeo de investigación nuclear en Ginebra (Suiza). La captura del bosón de Higgs, más tarde, sería premiada con el Premio Nobel de Física. Mientras trabajaba en esa investigación empezó a desarrollar la app. La idea era usarla para ella, ya que no quería seguir dependiendo de la píldora anticonceptiva, según recogió El País. Más tarde, se unió su marido a la iniciativa, Raoul Scherwitzl.

El funcionamiento de Natural Cycles es muy sencillo. Cuenta con un calendario en el que vas registrando tus menstruaciones. La clave está en el clásico método de la temperatura basal adaptado a las posibilidades que ofrecen los móviles inteligentes. Cada mañana según se despierten se deben tomar la temperatura (con la suscripción te envían un termómetro a casa) y registrarla. Se debe realizar siempre a la misma hora para garantizar la fiabilidad. En base a eso los algoritmos de la app establecen las ventanas de ovulación. El color verde o rojo te indica si ese día puedes tener relaciones con riesgo de fecundación del óvulo o no. La empresa afirma que tienes que registrar entre 1 y 3 ciclos para poder adaptarse a ti y empezar a darte esos datos.

En el citado reportaje de 2016 de El País consultaron a Juan Antonio García Velasco como director del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI) de Madrid, destacó que el método basal se lleva utilizando desde 1950. Sin embargo, establece una cuestión para tener en cuenta: “La ovulación está expuesta a muchas cosas, no solo a que la mujer tenga un ciclo regular. Por mucho algoritmo que tengas, hay algo que no puedes controlar, que es el ciclo ovulatorio de la paciente. Un ciclo menstrual puede durar 26 días o 30 o 16 y ser un ciclo normal. El estrés de una chica en exámenes puede hacer que no ovule, y coger un virus puede incrementar tu temperatura”. A pesar de ello, estima que “todo lo que sea no invasivo y no hormonal, es mejor”, aunque cree que no es recomendable utilizar solo ese método.

Creadores de Natural Cycle © Natural Cycle
PlayGround, por su parte, contactó con Carlos Desouto de la Clínica Dexeus de Barcelona tras la certificación de la app en la Unión Europea. Su opinión es la siguiente: “Me parece interesante. Sin embargo, yo siempre creo que cada paciente tiene que ajustarse a su método en concreto. Como ventaja: Natural Cycles no implica un desbarajuste hormonal para la mujer. Como inconveniente: la vida sexual de la mujer está sujeta al calendario. La chica no podrá tener sexo técnicamente los días en los que la aplicación se lo marque, a menos que use preservativo.” Establece un perfil de usuaria. Mujer madura, con pareja estable que busca quedarse embarazada o evitarlo. Sin embargo, critica que los métodos anticonceptivos siempre estén dirigidos a que la mujer sea la responsable. “En cualquier caso, y desde mi punto de vista como hombre, creo que muchas veces se piensa en mil métodos anticonceptivos para la mujer, pero es importante que indaguemos y exploremos en anticonceptivos en los que participe el varón. Estamos sometiendo a las chicas a mil historias y en el caso de los hombres, por ejemplo, es tan fácil como realizar una vasectomía, que es una intervención muy sencilla y, además, reversible”, asevera.

La FDA ha defendido la inclusión argumentando los estudios clínicos que la empresa ha realizado a 15.500 mujeres durante un promedio de ocho meses. Los resultados, según la FDA, muestra que entre las mujeres que utilizaron de forma adecuada el método hubo un 1,8% de embarazos. Es lo que se conoce como tasa de fracaso. Mientras que entre los usos no correctos la tasa de fracaso fue del 6,5%. Aunque estos números por sí mismos no dicen gran cosa, si los comparamos con otras cifras adquieren un gran significado. En Estados Unidos la tasa de fracaso de las anticonceptivas es del 9% y el de los preservativos de alrededor del 18%, según Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. Es muy importante recordar que solo el preservativo (tanto femenino como masculino) evita las Enfermedades de Transmisión Sexual.

Otro estudio publicado en la revista científica The European Journal of Contraception and Reproductive Healthcare afirma que con el uso típico de la app se producirían 7 embarazos no deseados por cada 100 usuarias.

La decisión de la organización americana ha tenido polémica. Esta es debida a algunas denuncias que la app ha recibido de mujeres que se quejan de haberse quedado embarazadas mientras seguían sus recomendaciones. La Advertising Standards Authority, la organización reguladora de la industria publicitaria en Reino Unido, inició una investigación al respecto. En Suecia también está siendo investigada por la Agencia de Productos Médicos de Suecia, después de que 37 mujeres tuviesen que recurrir al aborto tras utilizarla. Para la compañía esto entra dentro de lo normal, puesto que afirman que estos casos entrarían dentro del porcentaje de error que cualquier método anticonceptivo tiene.

En BBC recogen testimonios de la comunidad científica al respecto. Laura McIsaac, profesora asociada de obstreticia en la Escuela de Medicina de Mount Sinai en Nueva York al ser entrevistada por The Washington Post reclamó que este tipo de métodos no encaja con el estilo de vida de muchas mujeres.
©