Header Ads

Mitología: Los dioses del sueño

Nora Palao Vidal | Yecla, Región de Murcia


¿Cómo funcionan los sueños en la mitología griega? Para responder esta pregunta hay que mirar a Hipnos, él es la representación del sueño, y su nombre en latín era Somnus, por ello la somnolencia. La madre de Hipnos, y abuela de Morfeo, era la noche, llamada Nix, quien se casó con Érebo, dios de las Oscuridades, estos últimos eran ambos hijos de Caos.

El hermano gemelo de Hipnos es Tánatos, la muerte. Este último siempre quedaba vigilando los profundos descansos por si sentía la necesidad de intervenir. 

Uno de los trabajos que completó Hipnos fue otorgar el sueño eterno a Edimión, un rey enamorado de la luna, para poder estar así siempre soñando con los ojos abiertos. Fue después cuando se casó con Pasítea y tuvo mil hijos llamados los Oniros, las mil personificaciones de los sueños. Los tres más importantes son Morfeo, el principal ayudante de Hipnos, y Fobetor y Fantaso, encargados uno de la aparición de animales, y otro de los objetos que se manifiestan en las fantasías. Fobetor solía representar sueños proféticos y, en ocasiones, pesadillas. Por ello, los humanos le llamaban "el que espanta".

Morfeo era representado con alas, permitiéndole ir volando velozmente a cualquier rincón de la Tierra. Se encargaba de inducir los sueños de quienes dormían y de adoptar una apariencia humana para aparecer en ellos, especialmente la de los seres queridos, permitiendo a los mortales huir por un momento de las maquinaciones de los dioses. De ahí proviene su nombre, pues Morphé significa "forma" en griego.

También Mofeo es protagonista de algunos episodios de la mitología griega, como en el trágico final de Ceice, rey de Traquis, casado con Alcíone, hija del dios de los vientos Eolo. Cuando el rey Ceice se ahogó, su esposa fue advertida de esta desgracia por un sueño transmitido por Morfeo. Entonces Alcíone, desesperada de dolor, decidió quitarse la vida lanzándose al mar para hallarse con su esposo.
Más tarde, el hijo de Hipnos fue castigado por Zeus por haber revelado secretos a los mortales a través de sus sueños. De su nombre procede la expresión «estar en los brazos de Morfeo», que significa ‘soñar’ y dormir.

©