Header Ads

La verdadera historia de La Cenicienta

Nora Palao Vidal | Yecla, Región de Murcia


El cuento de la Cenicienta, a lo largo de los años, ha sido modificado, por este motivo tiene más de una versión y la mayoría pensaría que la primera interpretación del cuento es de los hermanos Grimm, aunque estos se basaron en un antiguo cuento chino. Los orígenes de este relato nos llevan a Oriente, donde los pies pequeños han sido siempre un rasgo de belleza en la mujer oriental. A causa de esto, se cubrían los pies con vendajes para limitar su crecimiento.

Un cuento escrito durante la dinastía T´ang nos habla de una joven llamada Yeh Shen (Ye Xian, 叶限), que significa Pies de Loto. La belleza de una mujer se fundamentaba por el tamaño de sus pies, y un pie hermoso no podía medir más de diez centímetros.

La historia comienza con Wu, quien tiene dos esposas, y una hija con cada una, hasta que la primera muere. Entonces la segunda esposa se hace con el control de la casa y esclaviza a Yeh Shen para favorecer a su propia hija. Llega el día en el que la aldea celebra el baile donde los solteros eligen pareja. La madrastra consciente de que Yeh Shen es más bella que su hija, la encierra. Pies de Loto tiene un pez mágico y la mujer, sabiendo que este era el único amigo que Yeh Shen tenía para consolarse, lo mata y lo sirve en la cena. La niña guarda la espina del pez y le pide poder asistir al baile. La espina mágica la transporta allí con nuevos ropajes. 



Yeh Shen estaba tan cambiada que nadie la reconoce, pero el truco no dura mucho y Pies de Loto tiene que huir corriendo, perdiendo así un zapato. Todos admiran la belleza del diminuto tacón, y la noticia llega a oídos del emperador. Este, fascinado, decide encontrar por todos los medios a su futura mujer. Al final llega a la casa de Yeh Shen, y la madrastra decide mutilar los pies de su hija para que le entre en el pequeño zapato.

De camino a palacio el rey se da cuenta y vuelven a la casa. Pies de Loto termina por probarse su calzado y el emperador la convierte en su reina. Se dice que la madrastra y su hija fueron encerradas en una cueva, donde una lluvia de piedra finalmente las liquida.

Colorín colorado este dramático cuento se ha acabado.

No hay comentarios

©