Header Ads

Algunos conceptos de Toxicología

Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife

La Toxicología es la ciencia que estudia los efectos adversos que causan las sustancias químicas y ciertos agentes físicos y biológicos, así como la valoración del riesgo de los mismos. Comprende el conocimiento de sus propiedades, mecanismo de acción, métodos de análisis y valoración de la toxicidad, incluso el estudio de los medios para paliar las alteraciones que producen.

Cualquier sustancia puede actuar como tóxico, es decir, nada está exento de causarnos un efecto nocivo. Todo depende de cuál sea dicha sustancia, el modo en el que estemos en contacto con ella y de la cantidad a la que estemos expuestos. La toxicidad también depende de la genética, sexo, edad, peso...

Como se viene diciendo desde los tiempos de Paracelso (padre de disciplinas como la Farmacología y la Toxicología), la dosis hace el veneno o, como él decía textualmente «sólo la dosis diferencia el veneno del remedio». Un «tóxico» es un agente con efecto nocivo para el organismo, dicho efecto puede ser reversible o irreversible. Por lo tanto, las plantas medicinales, los medicamentos, los alimentos, el agua... Todo en este mundo puede tener sobre nosotros efectos indeseados y tóxicos, el riesgo cero no existe.

No quiere decir que debamos alarmarnos. Siempre se hace un balance riesgo-beneficio (sobre todo aplicado al uso de aditivos alimentarios y los medicamentos). Sólo debemos conocer a qué dosis, a qué cantidad, de la sustancia podemos estar expuestos sin sufrir daño. Por eso surgen una serie de conceptos derivados de la experimentación, a continuación se mencionan algunos de ellos:

NISEO: Nivel sin efecto observable. Es la cantidad de sustancia a la que se puede estar expuesto sin que se observe efecto adverso alguno.

IT: Índice Terapéutico. Cosiste en el intervalo de dosis a la que un medicamento es efectiva sin llegar a ser tóxica. Por eso es importante tomar siempre la dosis indicada, por debajo será ineficaz y por encima dañina.

IDA: Ingesta Diaria Admisible. Cantidad estimada de una sustancia que puede ser ingerida por una persona diariamente sin que se haya observado que la salud resulte comprometida. Especialmente empleada en el uso de aditivos alimentarios.

Me gustaría destacar que siempre son efectos observables. Es decir, en la actualidad no se ven. Nunca se asevera firmemente, puesto que puede que con las investigaciones y el avance tecnológico los niveles cambien.

También quisiera poner de manifiesto que no es lo mismo un efecto secundario o un efecto adverso (reacción adversa). Un efecto secundario es una actividad farmacológica diferente a la principal de una sustancia, fármaco o medicamento, una reacción adversa es una respuesta tóxica a dosis terapéuticas debido a una sensibilidad particular del individuo.

Termino destacando que gracias a los aditivos, al tratamientos de los cultivos, al desarrollo de la farmacología, etcétera, nuestra esperanza de vida es mayor. Y detrás de todo eso hay personas que trabajan y desarrollan estudios durante años para asegurar y promover la salud.
©