Header Ads

Etiquetado: sellos octogonales y semáforo nutricional

Diana Dolea | Valencia


El etiquetado de los alimentos tiende a sufrir cambios constantes. Recordando, en Chile (2016) fue implementada la Ley Nº 20600, conocida como "Ley de Etiquetado de Alimentos" o "Ley de Alimentos", que hizo que la industria tuviese que incluir unos sellos de advertencia sobre las etiquetas de los productos. Más tarde, en Perú (2017) fue aprobada la Ley Nº 30021, bajo el nombre "Ley de Alimentación Saludable", que, asimismo, consistiría en la aplicación de unos sellos parecidos. No obstante, a finales de febrero, la Comisión Permanente del Congreso de Perú propuso una modificación que tendrá que ser sometida a una segunda votación. Supondría cambiar el etiquetado octogonal por un semáforo nutricional que mostraría el porcentaje de los distintos nutrientes a través de tres colores (rojo, amarillo y verde, dependiendo del nivel de los componentes, y en relación al Valor Diario de Referencia).

Nueva propuesta del Congreso: "semáforo nutricional".

A raíz de todo esto, surgieron una serie de debates sobre el uso de uno u otro método de etiquetado. Algunos rechazan la modificación de la norma, mientras que otros la respaldan. El Ministerio de Salud del Perú (MINSA) había planteado la utilización del método octogonal, con lo cual, es una de las entidades que se muestran en contra. También es el caso de el Colegio de Nutricionistas.

Lorena Rodríguez Osiac, del departamento de Nutrición y Alimentos del Ministerio de Salud de Chile, apoya el etiquetado octogonal ya que, según ella, el semáforo no entregaría información sobre su impacto en la población. Asimismo, aclara que los consumidores chilenos, que ya llevan un tiempo familiarizados con el modelo octogonal, están satisfechos.

Por otra parte, otros especialistas peruanos, creen que el octógono generaría dudas, y que, por este motivo, sería conveniente el cambio comentado, pues en los sellos correspondientes no aparecería especificado el contenido de azúcares, grasas y sodio, y, en consecuencia, el consumidor no sabría cuantificar las declaraciones "alto en...". Tal como afirma José Recoba, médico y pediatra, el semáforo resultaría ser más informativo, ya que mostraría el porcentaje de cada uno de los nutrientes a través de distintos colores, dependiendo de los bajos o altos valores. Siguiendo con esta idea, otros hacen hincapié en que no todos podrían interpretar los números y que, en cambio, los sellos, al no tenerlos incluidos, transmitirían la información de forma más sencilla y rápida.

Como se observa, el cambio de la ley supuso distintos manifiestos, aunque los dos modelos de etiquetado tienen un objetivo común: mejorar los hábitos nutricionales de los consumidores. Es cierto que podrían conllevar diferentes resultados, dependiendo de la intención de compra y consumo por parte de la población, y, es por ello que, sería necesario la realización de estudios, teniendo en cuenta, en todo momento, el sistema que más beneficiaría al usuario. 

No hay comentarios

©