Header Ads

Tóxicos naturales: Xantinas

Diana Dolea | Valencia


Los tóxicos naturales, tal como se comentó en la publicación sobre solanina, son componentes que están presentes de forma natural en los alimentos consumidos por el hombre. En esta ocasión, se describen otro tipo de compuestos que también podrían tener efectos perjudiciales sobre la salud en determinadas circunstancias.

Las xantinas son un conjunto de sustancias que están en algunas plantas. Sus estructuras químicas son similares y sus manifestaciones son parecidas, es por ello que forman parte de un mismo grupo. Las más conocidas son: cafeína, teofilina y teobromina. A continuación, se resume la información en diversos apartados. 

Alimentos. Destacan la cafeína, encontrada, sobre todo, en el café, la teofilina, correspondiendo con el té negro y verde y la teobromina, aportada por el cacao. La cafeína también puede hallarse en la nuez de cola, el guaraná y el mate, entre otros.

Medidas preventivas. No pueden ser inactivados y, en consecuencia, tampoco existen medidas preventivas como ocurre con la solanina. Se aconsejaría realizar un consumo responsable, es decir, no deberían ser tomados en exceso y, asimismo, se recomendaría variarlos.

Manifestación. Activan el sistema nervioso simpático, provocando la liberación de adrenalina por las glándulas suprarrenales que conlleva la síntesis y la liberación de noradrenalina en el cerebro. Esto se traduce en alteraciones cardiovasculares, palpitaciones, elevación de la presión arterial y del ritmo cardiaco, convulsiones, úlcera gástrica, vómitos, coma...

Los efectos comentados dependen, como en todos los casos, de la cantidad. En el caso del café, la dosis letal correspondería con unas 75 tazas tomadas en unos 30 minutos, resultando ser muy poco probable que la cafeína llegue a ser tóxica. Además, tal como se mencionó en otra publicación sobre el café (aquí), es un producto cuyas propiedades son, incluso, benéficas, si no se realiza un consumo excesivo. Por otro lado, los síntomas son menos intensos si se trata de un consumidor acostumbrado, ya que la metabolización del tóxico es más rápida.

Para acabar, resultaría necesario hacer hincapié en que la presencia de los denominados compuestos tóxicos en los alimentos no debe conllevar su exclusión absoluta de la dieta ya que sólo son tóxicos cuando es superada una dosis diaria admisible.
©