Header Ads

Productos elaborados con insectos

Diana Dolea | Valencia


La revolución alimentaria actual comprende la elaboración de productos alimentarios a partir de insectos. Se recuerda que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) está fomentando la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, siendo uno de sus objetivos "hambre cero" que implica acabar con el hambre en el mundo (consultar aquí). Es por ello que en 2013 fue emitido un informe en el que se muestra que el consumo de insectos podría llegar a alimentar un gran porcentaje de habitantes ya que son baratos de producir y son menos perjudiciales para el medio ambiente, suponiendo una medida importante contra el hambre y la contaminación del planeta.

El 1 de enero de 2018 entró en vigor el nuevo Reglamento (UE) 2015/2283 relativo a los nuevos alimentos. Se trata de un paquete legislativo, conocido como Novel Food que tiene una lista de productos que pueden ser comercializados en la Unión Europea. Esto permite que los nuevos alimentos puedan entrar en el mercado de forma mucho más sencilla y rápida. Los insectos fueron evaluados y ya pueden ser comercializados en determinados países.


La fotografía corresponde con el producto elaborado por Fazer. 
Algunas empresas esperaban la autorización para hacerse un hueco en este sector que tanto promete. Fazer, compañía finlandesa de pan y repostería, comunicó a finales del año pasado que darían salida a un pan realizado con harina de trigo convencional y harina de grillo. De momento está disponible en algunas panaderías de la capital del país, pero se intentará hacer llegar a muchas otras partes a lo largo del año. Es un producto con gran fuente de proteínas, ácidos grasos, calcio, hierro y vitamina B12. Su precio está en torno a cuatro euros.


La fotografía corresponde con el producto elaborado por Insectfit.
Insectfit es un primer proyecto empresarial desarrollado por unos jóvenes de la Comunidad Valenciana (España), financiado por Juan Roig, presidente de Mercadona. Crearon unas barritas energéticas con harina de grillos, entre otras especies, para los deportistas que fueron definidas como "nuevo superalimento" debido a su alto contenido en proteínas, fibra, hierro, calcio, magnesio, vitamina B12, entre otros nutrientes. Disponen de tres sabores: caramelo, chocolate y chocolate con naranja. Inicialmente, se venderán en herboristerías y tiendas de dietética y, con el tiempo, tratarán de ampliar su público objetivo mediante la venta de pastas, hamburguesas, aperitivos o dulces.

En algunas poblaciones, fuera de la Unión Europea, existe el consumo de estos invertebrados. Según un artículo de la FAO, las especies más consumidas en el mundo son los escarabajos (31%), orugas (18%), abejas, avispas y hormigas (14%), saltamontes, langostas y grillos (13%).

Conociendo la legislación, teniendo en cuenta los distintos requisitos generales y específicos, los nuevos productos a base de insectos ya no es cosa del futuro, corresponde con el presente, sobre todo, por las ventajas que éstos suponen: son más baratos, sostenibles y nutritivos. Ahora bien, ¿tendrán éxito en los países occidentales? ¿Podrán formar parte del mercado español? Las empresas son conscientes del reto que supone. Serían necesarias grandes estrategias de comunicación y haría falta desarrollar programas educativos. Los consumidores deben ser guiados para reducir el rechazo hacia la idea de masticar un alimento hecho de insectos. Esto, seguramente, sea el mayor desafío para los empresarios. No obstante, es importante intentarlo y, sobre todo, es fundamental que las cosas se realicen según la regulación europea. 

No hay comentarios

©