martes, 9 de enero de 2018

Etiqueta: Miel


Diana Dolea | Valencia

Se comentó la problemática del etiquetado de la miel y se compartieron ciertas recomendaciones con respecto a la compra del producto (aquí). En esta siguiente publicación, se describen los distintos puntos que contiene su etiqueta de forma más esquemática, sin la realización de sugerencias y la mención de la legislación, creyendo que podría resultar de interés el estudio objetivo de las etiquetas de los productos alimentarios. En el caso de que esta idea agradara, podrían publicarse más entradas de este estilo.

Origen floral o vegetal: miel de flores o miel milflores (miel que procede de varios tipos de flores), miel monofloral (miel cuyo porcentaje mayoritario corresponde con una especie de flor; por ejemplo, lo son la miel de romero, miel de azahar, entre otras muchas) o mielada (miel que proviene de secreciones de las plantas y no de las flores; se suele vender como "miel de bosque"). Pueden encontrar más información sobre el tipo de mieles en la siguiente dirección: aquí

Origen geográfico (o zona de recolección):
a) Si la miel es originaria de distintos lugares, puede aparecer alguna de las siguientes declaraciones:
1. Mezcla de mieles originarias de la UE
2. Mezcla de mieles no originarias de la UE
3. Mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE
b) Si la miel es recolectada de algún lugar determinado, el país es mencionado (ejemplo, Origen: España)

Información nutricional: tabla con la composición.

"Miel 100% pura": en algunos casos, se especifica la pureza máxima de la miel cuando se tiene la certeza de que no está fermentada ni está contaminada con pedazos de cera, polen, tierra o restos de insectos. No tendría porque incluirse esta declaración sólo para indicar la ausencia de aditivos porque este producto no debe llevarlos. 

Tratamiento tecnológico: indicación de la existencia de un posible tratamiento de pasteurización o algún tratamiento térmico.

Indicaciones especiales: población de destino (no se recomienda el consumo para menores de 1 año), contenido en gluten, ingesta de referencia para un adulto medio y el contenido de porciones de un envase.

Condiciones de conservación: formas de mantener el producto (por ejemplo, conservar en lugar fresco y seco a temperatura ambiente).

Modo de empleo: en el caso de las mieles con tapones dosificadores se debe presionar y soltar; en algunos otros envases se comenta que pueden cristalizarse y que si se desean líquidas se tendrían que calentar al baño María (la cristalización no es sinónimo de baja calidad, se trata de preferencia).

Uso culinario: en algunos productos se incluye una nota sobre cómo emplearla o sobre el uso que podría darse, por ejemplo, "esta miel es ideal para endulzar todo tipo de bebidas, cereales, ensaladas de frutas y cualquier otra preparación culinaria".

Consumo preferente: fecha de consumo como recomendación.

Zona de elaboración o fabricación: nombre de la empresa y su dirección.

Lo más relevante:  Origen geográfico (se explica: aquí).

Fotografías realizadas por Diana Dolea

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © VM Noticias | Designed With By Blogger Templates
Scroll To Top