Header Ads

SexReport: BDSM

Jesús V. | Isla Cristina (Huelva)

Seguimos repasando las formas de disfrutar del sexo y de nuestra sexualidad. Si en anteriores entradas hemos hablado de la masturbación, cibersexo o de los juguetes sexuales, ahora nos toca hablar del BDSM. 

BDSM son las siglas de bondage y disciplina, dominación y sumisión y de sadismo y masoquismo. Popularmente se conoce como sadomasoquismo o sexo duro. Esta forma de practicar el sexo viene de siglos atrás donde los nobles buscaban una forma diferente de disfrutar del mismo, ya fuera con prostitutas, esposas o criadas. En una época donde el sexo no estaba mal visto sino que se disfrutaba de él. Casi en las totalidades de ocasiones es tratado como una patología y muchos psicólogos te mandarían directamente a tratamiento o te harían ver que es un trauma. Obviamente y por suerte, no todos son así y hay quien lo disfruta como una forma de ver el acto sexual. 

Aquí no haremos eso y nos dedicaremos únicamente a informar que el BDSM trata únicamente de sentir el poder de dominación de la otra persona y disfrutar de ser quien lleva el mando en el sexo. En este sentido se ha creado toda una industria que nos venden desde látigos y exposas hasta trajes de cuero y demás accesorios para tener una experiencia plena. Al igual que hay personas que necesitan ser las dominantes y llegar incluso a la violencia, hay otras que necesitan todo lo contrario y que sea otra persona quien lleve el mando y le haga sentir sumiso y humillado. 

La libertad sexual nos permite experimentar y disfrutar de nuevos tipos de practicar el sexo y ver con lo que disfrutamos más. Para que sea sadomasoquismo debe ser disfrutado por ambas parejas y consentido, ya que sino estaríamos hablando de otra cosa muy distinta al sexo, que quede muy claro. 

Recuerda que, para disfrutar del sexo, debe ser disfrutado por ambas partes y que tienes la obligación de parar cuando no estés pasándolo bien. El sexo es una forma de expresión y, por ello, debe ser libre y tenemos y debemos parar cuando no estemos cómodos. 

No hay comentarios

©