Header Ads

Mi experiencia con Mario Kart 7

Jesús V. | Isla Cristina (Huelva)


Tras haber publicado mis experiencias con Nintendo 2DS y Pokémon Sol, voy con el juego por el que me compré la consola, Mario Kart 7. Siempre he sido un gran fan de este tipo de videojuegos, tanto en las consolas de la gran N como en PSP y consolas "grandes" La verdad es que, a priori, parece que te vas a pasar el juego en una tarde o un par de días. Lo cierto es que llevo con él unos cuantos meses y no he conseguido pasármelo al completo. Cierto es que no es que esté enganchado cada día por mis otras obligaciones pero no es tan fácil como esperaba o recordaba. 

Lo cierto es que la de 50cc es realmente fácil en cuanto a ganar carreras. Otra cosa son conseguir todas las monedas, 10 por carrera, en cada campeonato y eso contando que son 10 pues apaga y vámonos para conseguirlas todas. Puedes conseguirla con horas de juego y puedes acabar hasta orgullos con la gesta, otra cosa son las 100 y 150cc. Ya nos empieza a costar ganar carreras en la categoría mediana y, al menos yo, he conseguido ganar carreras por un solo punto o igualado a puntos pero ganar únicamente porque soy Jesús y Mario, segundo, va después en el abecedario.

Conforme vas ganando carreras, o más bien, recaudando un número exacto de monedas, vas desbloquando componentes para nuestro kart, desde ruedas todo terreno, con lunares o de carrera pasando por nuevos chasis de barcos, nuevos diseños de kart y terminando por parapentes o paraguas para salir volando en los momentos de altura. Muchas horas de juego tenemos que echarle para poder disfrutar y llegar  todo lo que el juego nos ofrece, lo que a priori me parecía poco acaba siendo un entretenimiento realmente efectivo para los momentos aburridos.

En definitiva, Mario Kart 7 es una gran opción sobre todo si quieres comprarte la Nintendo 2DS ya que viene incluido en el pack de la consola azul y negra. Todo un acierto para atraer a jugadores casuales como es mi caso. Vas a disfrutar mucho y a cabrearte cuando te dan con una tortuga roja a pocos metros del final con las 10 monedas. Créeme, pasa más a menudo de lo que pensamos pero acabas disfrutando con todo un clásico que, en vez de decaer, renace en cada edición. 

No hay comentarios

©