Header Ads

Meta 2030: "Hambre cero"

Diana Dolea | Valencia


En 2015 fue aprobada por ONU la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, siendo una iniciativa que plantea el cumplimiento de 17 objetivos y cuyo gran propósito sería cambiar el mundo para el año 2030 (más información).

Los objetivos globales son los siguientes: fin de la pobreza; hambre cero; salud y bienestar; educación de calidad; igualdad de género; agua limpia y saneamiento; energía asequible y no contaminante; trabajo decente y crecimiento económico; industria, innovación e infraestructura; reducción de las desigualdades; ciudades y comunidades sostenibles; producción y consumo responsables; acción por el clima; vida submarina; vida de ecosistemas terrestres; paz, justicia e instituciones sólidas; alianzas para lograr los objetivos. Cada uno de éstos contiene puntos específicos que son descritos en el Documento oficial de las Naciones Unidas. Asimismo aparecen descritos en la página principal de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

Centrándose en el segundo objetivo, "Hambre cero", implicaría poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de nutrición y promover la agricultura sostenible. Se observa, según un propio artículo de la FAO publicado el día 10 de octubre de 2017, que América Latina y el Caribe se alejan de esta misión, con lo cual es muy probable que la Meta 2030 no se alcance.

El número de personas que sufre hambre ha incrementado considerablemente, siendo la principal causa de muerte en casi todos los países, no sólo en América Latina y el Caribe. Pero, además del hambre, se está dando otro problema igual de importante, el sobrepeso y la obesidad. Los segmentos de la población más pobres no pueden acceder a una alimentación saludable. Como comenta Julio Berdegué, representante regional de la FAO, "es más barato comer mal que comer sano".

Se está trabajando en este serio problema. Existen nuevas leyes que son fundamentales, pero todavía no son suficientes para erradicar esta situación tan terrible. Es necesaria la continua colaboración, dedicación y esfuerzo por parte de organismos internacionales, gobiernos, empresas... y, asimismo, por parte de todos nosotros, ya que la Agenda 2030 supone una actuación conjunta, siendo conveniente subrayarlo.

Las propias empresas alimentarias deben asumirlo. Este mismo mensaje fue dado por Julio Berdegué en su discurso durante un encuentro internacional: "...llamada especial a las empresas del sector alimentario. Nosotros los necesitamos. Su participación en esta tarea es indispensable. Sin las empresas, sin el compromiso y la colaboración activa de las empresas del sector alimentario, resolver este problema que es una tragedia en nuestra región y en nuestros países será tanto más difícil. En la FAO estamos convencidos que es compatible tener empresas competitivas y rentables con tener sistemas alimentarios saludables. Necesitamos trabajar juntos, empresas, gobiernos, sociedad civil, poder legislativo, organismos unilaterales... porque realmente la tarea de construir sistemas alimentarios que contribuyan al buen desarrollo en nuestra población no puede esperar ni un minuto más" (enlace aquí).

No se puede añadir mucho más a sus palabras; para poder cambiar el mundo, hace falta que existan fuertes vínculos entre todos los que forman parte de esta cadena. Debemos sentirlo, creerlo y movernos en una misma dirección. No debe olvidarse en ningún momento la situación en que nos hallamos.
©