sábado, 21 de octubre de 2017

Etiquetado de la miel


Por Diana Dolea | Valencia

El etiquetado de los alimentos tiene una gran importancia ya que la etiqueta es el medio de comunicación ideal para intercambiar información entre el productor y el consumidor. El contenido de una etiqueta queda especificado en el reglamento relativo al etiquetado de los productos alimentarios (Reglamento 1169/2011). 

En el caso concreto de la miel, según la legislación española, debe mencionarse el país o los países de origen en que la miel haya sido recolectada. Pero, cuando las mieles procedan de distintos lugares, la mención tendrá que corresponder con una de las siguientes declaraciones: Mezcla de mieles originarias de la UE; Mezcla de mieles no originarias de la UE; Mezcla de mieles originarias y no originarias de la UE. Es decir, sólo tienen obligación de indicar si las mieles vienen de dentro o de fuera de la Unión Europea. En consecuencia, se desconoce la procedencia exacta de la miel que se comercializa en nuestro país.  

Existen datos que muestran que las importaciones superan el número de exportaciones. El problema está en que España exporta una gran cantidad de miel debido a su demanda en otros países, y para hacerle frente a las restantes demandas los envasadores e industriales realizan importaciones, siendo China uno de los principales lugares de procedencia. Los antecedentes indican que la miel de China no cumple con los estándares de calidad y seguridad alimentaria. Se descubrió, entre otras cosas, miel adulterada con un porcentaje elevado de azúcares diferentes a la miel y residuos de productos fitosanitarios. 

Con lo cual, se tiende a vender miel española de buena calidad a otros países, mientras que los consumidores españoles compran miel importada de peor calidad, resultando ser una ventaja para algunas industrias y un serio problema para algunos productores de miel. También es el consumidor el perjudicado pues, aunque los productores son conscientes del problema, la mayoría de los consumidores lo desconocen. Esto se evidenció, por ejemplo, a través del Trabajo Fin de Máster que tiene como título: Hábitos de compra y consumo de miel. Opinión del consumidor (enlace aquí). 

Como recomendación, debe leerse en todo momento la etiqueta de la miel y comprar aquella en cuya etiqueta aparezca "Origen: España" (o algún otro país) y evitar las que contengan las declaraciones anteriormente mencionadas. En los supermercados más comunes se tiende a encontrar mieles que no mencionan el país de origen, pero no es el caso de la mayoría de tiendas de barrio, tiendas ecológicas o herbolarios y tiendas especializadas. En todo caso, lo importante es conocer la situación actual para poder realizar la compra en base a este criterio siempre y cuando se trate de un parámetro valorado. 

Fotografía realizada por Diana Dolea.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © VM Noticias | Designed With By Blogger Templates
Scroll To Top