Header Ads

PSP, 13 años después


Fui de la generación de la PSP. Esa que abandonada momentáneamente a Nintendo para embarcarse en la portátil de Sony. Y Sony entraba por la puerta grande con esta consola. También introducía el UMD, un nuevo disco para evitar las descargas ilegales y la piratería en esta consola, algo que no han conseguido, pero ello no quita la innovación con la que esta consola llegaba al público. Presentada en 2004, aún hoy tengo una que funciona perfectamente. 13 años después la sigo utilizando con mis juegos de aquella época y sigo disfrutando y echándole horas y horas de juego. 

Una consola que parece no romperse por muchos golpes que le des, o se lleve sin tener intención de hacerlo. De hecho he hecho la prueba y soy algo torpe al dejar las cosas en los sitios y suelen caerse. Es la consola que más ha aguantado la dura vida de mis consolas. Hubo una época, yo con mi nueva Xbox 360, que olvidé jugar con ella y la utilizaba como mp4, reproducir vídeos y música a mansalva y hasta de eso sobrevivió. Hoy día he vuelto a engancharme a muchos juegos que tenía guardados en cajas olvidadas. Funcionan, y con ella la consola por muchos meses que hayan pasado sin siquiera encenderla. Eso sí, la batería dura poco después de tantos años pero oye, hay un pequeño precio a pagar por disfrutar de tal joya de los videojuegos. 

Sony ha intentado repetir la experiencia con PSVita, que fue un fracaso, al igual que con PS Go, otro fracaso. Soy de los que echa de menos esa forma de abrirse al mundo con juegazos para una consola que podrías, y puedes, llevar a todos sitios sin tener que utilizar el smartphone para matar el tiempo de esperas. Mi PSP, trece años después sigue dando guerra y, por los dioses que lo siga dando sino tendré que comprarme una de segunda mano, porque hay experiencias que no quiero perder, y esta es una de ellas. 
©