Header Ads

Especial Helados: Base para helados

Jesús V. | Isla Cristina (Huelva)


Vayamos con la joya de la corona del verano. El helado, y como veremos en la siguiente entrada que en la variedad está el gusto, os haré la base para helados y ya, vosotros, en vuestra imaginación, podéis añadirle lo que deseéis y tener un verano totalmente bueno. 

BASE PARA HELADOS

- 250 ml de leche.
- 6 yemas de huevo.
- 1 litro de nata. 
- 200gr de azúcar. 
- 1 Vaina de vainilla (o 50gr en polvo)
- Sabor (Aquí entra vuestra imaginación, aunque aquí usaremos donuts)

MODO DE PREPARACIÓN

- Habremos puesto el bol de la heladora en el congelador el día anterior para que, una vez añadamos la crema, pueda empezar a montar y a introducir aire para que tenga esa textura que buscamos. 

- Ponemos en un bol, las yemas de huevo, la mitad del azúcar y 100 ml de leche y lo batimos hasta que quede homogéneo. En una olla mezclaremos el resto de la leche, la azúcar, la nata y la vaina de vainilla y pondremos a fuego medio. Debemos desmigar el donut y pasarlo por batidora o picarlo hasta que quede bien deshecho para poder añadirlo a nuestra crema. Pasados unos minutos, añadiremos los dónuts y removeremos hasta que quede una mezcla homogénea. La crema no debe hervir. Únicamente debe espesar y/o llegar a los 85ºC. Si no tienes un termómetro con lo que saberlo, puedes meter una cuchara de madera y una vez pases el dedo por ella y la crema no se diluya y no se mueva, es que tiene los 85ºC.

Luego, uniremos la mezcla caliente con la fría y no dejaremos de remover para evitar que la yema de huevo cree coágulos y no quede suave como debería. Una vez ahí, volveremos a calentar nuevamente un par de minutos. Una vez realizado, lo cambiaremos de recipiente y lo introduciremos al momento en la heladora donde lo dejaremos hasta que la cremosidad que buscamos comience a verse en la base. El tiempo en tener la textura perfecta suelen ser unos 20 minutos, dependiendo del ingrediente de sabor que añadas. 

Es recomendable bajarle algo la temperatura con algo de agua fría e hielo para que la crema no se corte. Una vez congelada, puedes coger una cuchara y no acabar hasta que termines el bol o recipiente donde lo pongas. 
©