Header Ads

Especial Helados: Helados


En plena ola de calor en muchas ciudades españolas, os vengo a hablar del helado. El helado es, básicamente, una crema fría que se sirve como postre en muchas comidas o incluso como picoteo en días de verano, aunque desde hace unas décadas, es un postre atemporal y puede comerse todo el año sin problema alguno. 


Los primeros datos constan del 400 a.C en Persia y hablaban de una crema de leche con especias y condimentos que se conservaba en frío para consumir, las conjeturas hablan más de un flan o pudín que propiamente un helado. Esta historia vuelve a repetirse en la época romana donde Alejandro Magno tenía una versión más rudimentaria de lo que hoy tenemos. Era una crema de sabores que enfriaba con el hielo que traían sus esclavos desde la montaña. 

Hoy podemos hablar de cuatro grandes variedades en helados, que son: 

- La crema batida, que es lo que normalmente nos encontramos en postres congelados que toman el nombre de "helado" para demostrar que es congelado o frío. 

- Helado, que es lo que encontramos en cualquier cono como el de la foto o en las heladerías para ponerlos en el recipiente. Deben estar a -10ºC y con poca grasa láctea. 

Sorbete de sandía
- Sorbetes, granizados y polos, que son los que normalmente llevan hielo picado y distintos sabores. En el caso del primero se usan purés de verduras o sabores frutales, mientras que en el segundo pueden añadirse bebidas alcohólicas. 

- Helado al agua es, lo que conocemos aquí, el típico flash o helado de tubo, dependiendo de la zona en la que vivas. 

Además de las cuatro grandes variedades, existen dos formas clásicas de encontrárnoslo

Helado industrial: Denominado a todo aquel que nos encontramos en grandes superficies e incluso en lugares de comida rápida. Debido a todo lo que añaden para mantenerlo congelado durante largo tiempo, es de los más económicos pero de los más perjudiciales para la salud a largo plazo. 

Helado artesanal: Denominado a todo aquel que nos encontramos en heladerías pequeñas y, a veces, en restaurantes. Suele ser un proceso más elaborado y es por ello que el precio es mayor. El sabor, como comprenderéis, es totalmente diferente a lo que puede ofrecernos la industria. 
©