Header Ads

Especial Helados: El Falso Helado

Si buscáis recetas, en más del 70% os encontraréis un pequeño problema. Necesitáis una heladera para montar el helado y que sea todo lo cremoso que se esperan de él. Para muchas personas eso es un problema ya que, generalmente, no tenemos una en casa. Para resolver ese problema solo tenéis que hacer un falso helado. 

El falso helado consiste en hacer una crema helada al uso y, en vez de pasarla por la heladera para darle cremosidad, podéis meterla en el congelador y dejarla hasta que esté completamente helada. Es ahí donde tendréis un falso helado que os sacará de las tardes de calor por todo lo alto sin necesidad de tener un aparato más en casa. La única diferencia es la cremosidad del mismo, será más granizado que suave pero en el sacrificio está la virtud, o eso decían. Vamos con la receta rápida para que no tengáis problema en hacerlo. 

FALSO HELADO

- 250 ml de leche.
- 6 yemas de huevo.
- 1 litro de nata. 
- 200gr de azúcar. 
- 1 Vaina de vainilla (o 50gr en polvo)
- Sabor (Aquí entra vuestra imaginación, aunque aquí usaremos cacao en polvo)

MODO DE PREPARACIÓN

- Ponemos en un bol, las yemas de huevo, la mitad del azúcar y 100 ml de leche y lo batimos hasta que quede homogéneo. En una olla mezclaremos el resto de la leche, la azúcar, la nata y la vaina de vainilla y pondremos a fuego medio. Pasados unos minutos, añadiremos el cacao en polvo y removeremos hasta que quede una mezcla homogénea. La crema no debe hervir. Únicamente debe espesar y/o llegar a los 85ºC. 

Luego, uniremos la mezcla caliente con la fría y no dejaremos de remover para evitar que la yema de huevo cree coágulos y no quede suave como debería. Una vez ahí, volveremos a calentar nuevamente un par de minutos. Una vez realizado, lo cambiaremos de recipiente y lo introduciremos al momento en el congelador. Es recomendable bajarle algo la temperatura con algo de agua fría e hielo para que la crema no se corte. Una vez congelada, puedes coger una cuchara y no acabar hasta que termines el bol o recipiente donde lo pongas. 

Este tipo de helado es perfecto para meterlos en pequeños moldes, como los de yoghourt, con un palo o cuchara y hacerlos al estilo de un polo clásico.
©