Header Ads

Historia del arte - Introducción al arte romano

Andrea Dehm | Valencia

El arte romano no puede tener los mismos planteamientos que el arte griego debido a la actitud combativa que caracterizó a los romanos. 

Obligados a ser pragmáticos en exceso, construyeron miles de kilómetros de fronteras para protegerse de los ataques. Además, necesitaban comunicarse de forma rápida con la gran capital: Roma. Por estas razones podemos afirmar que el arte romano se apartó de lo contemplativo y adquirió funcionabilidad; los romanos no podían perder el tiempo observando la arquitectura, necesitaban darle uso. Esta diferencia se puede apreciar en los templos, ya que los griegos los contemplaban y los romanos los utilizaban.

Con los romanos llegó una mayor individualización social y se aceleró la llegada del cristianismo, a diferencia del arte griego que destacaba «el todo». En Roma la sociedad seguía teniendo peso, al igual que en la antigua Grecia; sin embargo, la unidad familiar adquirió más fuerza.

Hubieron dos pilares sobre los que se sostuvo el arte romano y fueron:

  • El arte griego, del que «tomaron prestado» técnicas y temas de la estatuaria y de la arquitectura (la estructura de los templos y el teatro para el espectáculo).
  • Estruria: Realizaban el culto a los antepasados, surgió el gusto por el retrato y, además, se utilizó el arco de medio punto en la arquitectura.


Con el arte romano también aparecieron técnicas artísticas como el mosaico o el retrato, que veremos en las próximas entradas. Estas se dividirán en tres partes: arquitectura, escultura y pintura, ¡nos leemos en la próxima!


#Bloque6ElArteRomano
©