sábado, 4 de febrero de 2017

Historia del arte: Neolítico - Megalitos y arcilla

Andrea Dehm | Valencia
Hasta ahora nos habíamos sumergido en dos períodos en los que todavía reinaban los glaciares. En el período Neolítico (8000 - 3000 aC.), los glaciares se retiraron del hemisferio sur y dejaron al descubierto tierras fértiles en las que el ser humano pudo asentarse. Con ello, nacieron sociedades agrarias más complicadas y poco a poco apareció la religión como fruto de la necesidad de sentir protección ante la incertidumbre de una supervivencia incierta.

El perfeccionamiento de las técnicas agrícolas y la domesticación de animales (iniciada en el mesolítico, como veíamos en el artículo anterior), hizo que la cantidad de consumibles aumentara, lo que permitió al ser humano disfrutar del tiempo libre. Este, a su vez, fue el culpable de la llegada de nuevas ideas; al contar con más alimentos podían ocupar sus pensamientos con otras cosas.

Hay varios aspectos que cabe destacar: la aparición de la medición, los rudimentos arquitectónicos, las representaciones artísticas del entorno, etc., pero lo más importante fue la escritura, que supuso el inicio de la historia que conocemos hoy en día. 

En el campo del arte, lo que más se desarrolló fue el tejido, la cerámica y la pictografía.

Aunque se mantenían las formas geométricas y la función de cada objeto, comenzaron a decorar la cerámica con fauna, líneas oscuras y espirales. Estas últimas tenían un significado abstracto, por lo que el arte comenzó a evolucionar de figurativo a simbólico. 

La pictografía fue la primera manifestación de expresión gráfica. Sus símbolos icónicos grabados en piedra tenían una función propiciatoria. Este tipo de escritura fue la madre de los jeroglíficos.  


Por otro lado, una las "huellas" que más me gustan de este período son los megalitos: construcciones, por aquel entonces difíciles de llevar a cabo, que nos acercan en la actualidad a nuestros antepasados. Podían ser menhires, dólmenes, cuevas, etc., pero mi preferido es el megalito tipo cromlech cercano a Amesbury (Reino Unido), llamado Stonehenge (al que todavía no he tenido el privilegio de visitar).


A juzgar por lo que creemos saber de aquel período, es difícil imaginar que, por entonces, el ser humano fuera capaz de construir tales estructuras, las cuales se relacionaban con las estaciones, los solsticios y los equinoccios. Esto nos conduce a pensar que en el Neolítico ya se tenían conocimientos del movimiento de los astros.

OBSERVACIÓN: Las espirales han aparecido en rocas, conchas y otros materiales a lo largo de la historia de la humanidad. Tienen diferentes significados simbólicos, pero con el que más se la relaciona es con el ciclo de la vida o "el todo".

Imagen 1: Cerámica con motivos geométricos en el Neolítico.

Imagen 2: Monolito tipo cromlech. Stonehenge.

#Bloque1Prehistoria.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Copyright © VM Noticias | Designed With By Blogger Templates
Scroll To Top