Header Ads

Historia del arte: Arte egipcio - La vida después de la muerte

Andrea Dehm | Valencia
Como ya vimos en artículos anteriores, los egipcios relacionaban estrechamente las grandes construcciones y los templos con las creencias religiosas que guiaban sus vidas. Con la pintura y la escultura no rompieron estas bases. 

Si hay algo que podemos destacar de las pinturas egipcias es la ley de la frontalidad, una técnica con la que se representa a las figuras de forma bidimensional, lo que les da diferentes perspectivas. En los cuerpos humanos, por ejemplo, siempre veremos los ojos del rostro representados de forma frontal (aunque la figura esté de perfil) ya que para los egipcios, y para muchas otras culturas, los ojos reflejan el alma. 

Hasta ahora habíamos visto que la temática que más predominaba en la arquitectura egipcia era la religiosa, pero en las pinturas, además de representar a los dioses, se centraban también en la vida de los faraones, en las batallas y en la vida cotidiana (trabajos, construcciones, etc.).

Gracias a la piedra Rosetta* se han podido traducir los jeroglíficos, la famosa escritura egipcia. Estos eran una mezcla de escritura y representación donde se hablaba de los faraones y los dioses.
*La piedra Rosetta se trata de una piedra de color oscuro que se convirtió, posteriormente, en la clave para interpretar los jeroglíficos. Fue hallada en Egipto durante la ocupación francesa en 1799 por el egipcio Rashid. 

Si estudiamos la escultura egipcia veremos que no se diferenciaban, por aquel entonces, de la sociedad actual en cuanto a la búsqueda de la perfección. Los egipcios ya tenían una idea de "canon de belleza ideal" en el ser humano y la buscaban en la proporción. Aquello que estaba proporcionado, era bello. 

Sus esculturas, hechas de materiales "eternos" como el granito, el porfirio, la diorita, etc., estaban vestidas de hieratismo (inexpresividad), y esto lo reflejaba la esquematización: brazos pegados al cuerpo, puños cerrados, idealización del rostro humano, mirada al infinito (divinización)...

Una de las principales funciones a destacar de la escultura egipcia es ese intento por transmitir poder, de ahí los grandes tamaños; aunque estos se relacionaban con el estatus social de la figura a la que representaban.

Otras artes fueron la joyería, la orfrebería y los libros de los muertos, guías que encerraban en las tumbas junto al difunto y sus demás pertenencias para facilitarle la llegada al mundo de ultratumba. 

Como hemos visto hasta ahora, el arte de aquellas épocas no llegaba a ser contemplativo como lo fue para los griegos. Aunque ya hemos visto que los egipcios ya buscaban la belleza, tanto en La Prehistoria como para la mayor parte de la civilización egipcia, el arte adquiría una función religiosa. De esta forma, el ser humano reafirmaba su creencia en la vida después de la muerte y en que la vida no era solo "lineal", sino que contenía misticismo y magia.

Imagen1: Pintura egipcia - Río Nilo
Imagen2: Jeroglífico en piedra Rosetta

#Bloque2ArteEgipcio

©