Header Ads

Os Presento NASCAR, II

Jesús V. | Isla Cristina (Huelva)
Con el paso de los años, NASCAR se fue haciendo más notoria a lo largo de USA, ganando terreno a la F1 y los fans surgieron debido a grandes carreras y grandes pilotos. La empresa fue poco a poco y no aspiró más que a metas reales y plausibles, y eso ha sido lo que le ha permitido consolidarse como las carreras americanas por excelencia y superar a la mítica F1, tanto que por unos cuantos años, el circo máximo dejó de acudir a tierras estadounidenses por falta de público y de interés de los medios americanos. A nivel global es el segundo tras la Fórmula 1. Os contaré lo que es actualmente NASCAR.

Actualmente es el segundo deporte más seguido de USA detrás de la NFL, fútbol americano. Su visionado alcanza ya los 150 países y tiene en un futuro expanderse aun más. Tiene divisiones en Canadá, México, y más recientemente en Europa. Las temporadas de NASCAR comienzan, como homenaje a su fundador, en Daytona y suele ser la más esperada por los fans ya que es un circuito mítico por la historia que os conté en la primera parte. Los coches son fabricados por tres únicas empresas que son las que tienen las licencias, Ford, Chevrolet y Toyota. Dogde y Pontiac formaron parte de ella pero desistieron al no ver resultados favorables. Los coches son de fábrica y los motores están realizados bajo los parámetros que la compañía ofrece para así hacer la competición más justa y apasionante posible, es decir, no es posible hacer lo que ocurre actualmente con Mercedes u Honda en F1.

43 pilotos son los que tienen licencia, y equipo, para correr en NASCAR. Entre ellos y, para los fans de F1, está Juan Pablo Montoya, aunque sin éxito debido a las grandes leyendas que compiten como Kyle Bush, Jimmie Johnson o Jeff Gordon. En NASCAR las carreras duran habitualmente más de dos horas, si llueve no se compite y se pasa la carrera al día siguiente. Si pasa un determinado número de vueltas y luego no hay previsión de que pueda parar de llover se da la carrera por terminada. La puntuación es 43 puntos al primero, 42 al segundo, etc, Además de 3 puntos extra al ganador, 1 punto extra al piloto que más vueltas ha liderado y 1 punto extra a todo piloto que lidere una o más vueltas.
Petty Richard, leyenda de NASCAR
NASCAR tiene una forma diferente de elegir campeón a la de, por ejemplo, la F1. Tras una temporada regular de carreras, en la que hay un ganador de la misma, se pasa a una especie de playoff es decir, una serie de carreras en la que compiten los ocho mejores y de ahí saldrá el campeón del año de NASCAR. El actual campeón del año pasado es Kevin Harvick, habiendo conseguido 5043 puntos y uno de margen sobre el segundo. Consiguió esos números con 5 victorias, 20 entre los 10 mejores y 8 poles. Como curiosidad, el récord de victorias lo tiene Petty Richard con 27 victorias en 1967.

El alto nivel de accidentes durante las carreras hace que las banderas amarillas y los safety car se sucedan cada pocas vueltas, aunque generalmente, ninguno es grave o mortal. La seguridad ha aumentado muchísimo en los últimos años. Como datos curiosos, y alejándonos de la peligrosidad de todo deporte. Es interesante decir que NASCAR deja que los pilotos sean entrevistados mientras compiten vía radio, y así darle más interés a las carreras. El segundo dato es que cada equipo suele contar con un spotter, alguien que está en las partes altas de la grada, para hablar con el piloto y comentarle los avances de carrera o si alguien intenta adelantarle o hacer alguna maniobra complicada. Así, el piloto solo tiene que concentrarse en conducir y no en mirar por los retrovisores.

Esto es NASCAR, carreras en estado puro y con la emoción de antaño. Jamás se acaba una carrera si hay demasiada distancia entre el líder y el grupo, generalmente se suele sacar bandera amarilla y relanzar la carrera para la última vuelta aunque el número de vueltas haya pasado. Por estos detalles veré las carreras americanas, por esa emoción y por esa igualdad entre luchadores en la que gana quien tiene más habilidad sobre el volante.


Jesús V.
©