Header Ads

Especial Pasta: Pasta Fresca

Jesús V. | Huelva

La pasta fresca es una de las formas de divertirte en casa con pocos ingredientes y que te pueden dar para multitud de variedades. No pierdes demasiado tiempo y, además, te lo pasas bien metiendo las manos en la masa y creando formas una vez la misma esté terminada. Vamos a hacer un par de tipos siempre partiendo de la misma masa madre, o receta original. Empecemos por la receta original.

RECETA ORIGINAL

- Harina de trigo para repostería ( 125gr por persona)
- 1 huevo por persona
- Aceite

MODO DE PREPARACIÓN

- Haremos un pequeño volcán con la harina previamente tamizada, para ello puedes pasarla por un colador para quitar las impurezas y los grumos que suelen traer, y tras hacer el agujero en el centro, cascaremos el huevo y lo echaremos junto con un poco de aceite dentro del mismo. 

- Luego iremos uniendo la harina de los bordes del volcán hacia dentro tapando el huevo hasta que podamos trabajarla con nuestras manos que, previamente habremos pasado levemente por harina para que no se nos pegue la masa a los dedos y poder hacerlo más fácilmente. 

- Una vez tengamos la masa para poder trabajarla con las manos iremos moldeándola siempre de fuera hacia nosotros. Cuando tengamos "la bola" la aplastaremos nuevamente con la palma de la mano y repetiremos el proceso hasta que sea una masa homogénea. Para saber si está lista tendremos que separarla y ver que no tenemos grumos ni que la masa se despegue con facilidad. 

- Antes de terminar, debemos envolver la masa en papel de plástico o en un bol y tapada con el mismo plástico para que no le entre aire y no cree una capa seca de harina. Una vez pasada, mínimo, 45 minutos, podemos sacarla y podemos extenderla de dos formas. Un rodillo de madera o la máquina de pasta. Si eres principiante es interesante hacer la segunda opción pues te resultará ampliamente más fácil y rápido. 

Nota: Si buceas por la red, verás que en casi ninguna receta pone como ingrediente el aceite. Yo lo añado ya que suele dar brillantez a la masa y, una vez "aplastada" y seca quita los restos de harina que pueden quedar después del amasado y corte posterior. 

VARIEDADES

En cuanto a las variedades en la pasta fresca, digamos para simplificar que se debe al gusto del consumidor. Este sería el modo en el que se hacen la conocida pasta de colores. En cuanto al color, se debe debido a la verdura o hortaliza. Si la quieres verde tienes la opción de añadirle espinacas, para ser naranja serían zanahorias y así sucesivamente según nuestros gustos. Aquí la haremos con espinacas y veréis qué fácil se realiza con una pequeña variación en cuanto a la receta original. 

** Una vez el huevo esté completamente tapado por la harina y nada más empezar a amasarla con las manos echaremos las espinacas cocidas previamente para dejarlas como una especie de masa. Una vez incluidas, iremos amasando de la misma forma que la receta original. La cantidad del color es directamente proporcional a la cantidad de espinacas, zanahorias o remolachas que le añadas en el proceso.**

Y así es como rompemos la magia de la pasta de colores en la sección La Despensa, de VeruMMortem. ¡No olvides contarnos tus experiencias!
©