Header Ads

Entrevista a Jordi Llobregat

Foto: Gustavo Ten vía Destino
Lo primero es agradecerte que nos cedas parte de tu tiempo para la entrevista. Lo segundo es que la aceptaras con un servidor. Para los que no conozcan a Jordi, es el autor de la aclamada novela El Secreto De Vesalio, además de ser el director del reconocido festival de cine Valencia Negra. 

Un gustazo cederos ese tiempo. ¡Faltaría más! 

Empecemos por tu primera obra, ¿qué te llevó a escribirla? 

Como todo en la vida, se trata de un cúmulo de cosas: disponibilidad de tiempo, un momento de cambio en mi vida, acumulación de lecturas que me incitaban a escribir…, pero lo más importante tiene que ver con la tradición de mi familia. Entre mis parientes hay dibujantes, cantantes, pintores, artesanos…, es decir, personas que han sentido la necesidad de expresarse artísticamente. Yo lo hice desde pequeño dibujando, componiendo canciones, poemas…, de un modo horrible, todo hay que decirlo, pero no por ello dejé de sentir siempre el goce y la atracción de contar historias y, en una etapa de mi vida, surgió el momento adecuado para escribir. 

¿Esperabas las grandes críticas y el recibimiento del público?

No, es imposible esperar algo así. La verdad es que siento una mezcla de abrumado agradecimiento, sobre todo, por los lectores. Es una maravilla que alguien decida leer tu novela y que luego exprese tanto cariño. A la vez constituye una responsabilidad también inesperada, pues ahora me encuentro con la necesidad de no defraudar a todas esas personas.

¿Volverías a Barcelona en una próxima novela?

Siempre es un buen lugar para volver. Tengo una decena de esquemas e historias diferentes que suceden en Barcelona, sin embargo, en mis planes no lo contemplo de forma inmediata. 

 ¿Estás ya en proceso de nueva obra? 

Si, desde luego. Ahí estoy, sudando tinta china. 

¿Podrías adelantarnos algo? 

(Risas) La verdad es que no. Aquello que pueda decirte ahora, dentro de un mes será totalmente distinto, por lo que acabarías tratándome de mentiroso. Si te puedo decir que pretendo que tenga las mismas dosis de intriga e interés que la primera y, al mismo tiempo, que sea diferente. 

He leído en varios medios que te comparan con Zafón, ¿piensas que eso es un hándicap a la hora de escribir una nueva obra o un halago para tu carrera? 

Siempre es un halago que te comparen con un autor al que tú mismo admiras, sin embargo cada escritor es diferente por esencia. Las comparaciones son siempre una trampa. Por muy buenas que sean, no pueden convertirse jamás en un hándicap a la hora de escribir, como dije antes, los lectores me suscitan mayor responsabilidad. 

¿Qué clásico de la literatura consideras indispensable en la literatura? 

¿Uno solo? Muy difícil. Hoy pienso en El Conde de Montecristo, por ejemplo. Si me preguntas mañana te diría otro. 

¿Cómo ves el estado de la cultura en nuestro país? ¿Tiene futuro como tal entre los jóvenes? 

Hace poco compartí una mesa de un festival con Lluis Llach. Él dijo que la INcultura es poder. Totalmente de acuerdo con ello. Los gobiernos de todo signo, de un modo u otro, tienen miedo a la Cultura, porque los ciudadanos que acceden a la Cultura se convierten en personas más críticas, más fundamentadas, más libres. En consecuencia: más peligrosas para el poder. Es mucho mejor la masa controlada y adormecida. No es extraño, pues, que tengamos estas políticas culturales tan nefastas. 

Si empezamos nosotros mismos a pensar que la Cultura es algo ajeno a los jóvenes, la cosa es todavía más grave. En mayo del 68, los que decían que debajo de los adoquines de Paris se encontraba la playa o que “la Cultura es la inversión de la vida”, los que leían a Marcuse, Vaneigem, Reich…, y muchos otros, eran estudiantes, apenas tenían veinte años. La Cultura no es una ocupación de viejos eruditos, es, justamente, una de las herramientas de conocimiento y feroz expresión de la juventud. 

¿Hay que revitalizar la novela negra en estos tiempos donde la comedia romántica atesta casi todas las opciones entre los jóvenes? 

Hay que revitalizar la Cultura en sí. Debemos recuperar el prestigio social y popular de la cultura. Potenciar la lectura de las buenas historias, aquellas que nos hacen mejores. 

 ¿Qué títulos propondrías para iniciarnos en el género? 

Depende mucho del tipo de lector, pero 1.280 almas de Jim Thompson o cualquiera de Patricia Highsmith sería bastante acertado. 

Muchas gracias por tu tiempo, Jordi. Espero que muy pronto podamos hablar por la celebración del Festival Valencia Negra.

 Fue todo un placer. Gracias a vosotros. Un placer compartido.
©