Header Ads

El preservativo semáforo

Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife



En la sección de Ciencia y Tecnología de lasexta.com han querido destacar este, a priori, interesante invento. Consiste en un nuevo condón que cambiará de color si detecta una enfermedad de transmisión sexual (ETS) diseñado por tres adolescentes de trece y catorce años, los cuales estudian en la academia de Isaac Newton en Reino Unido, bajo el nombre de S.T Eye Condom.

Dice el artículo que el condón «cambiará de color dependiendo del tipo de bacterias». Esto, a los que tenemos un poco de conocimiento sobre las ETS (que deberíamos ser todos los ciudadanos) nos debe resultar chocante. Porque las enfermedades de transmisión sexual las causan bacterias y también virus. ¿Es entonces problema del preservativo semáforo o del redactor? 

Si continuamos leyendo, nos aclaran que se pondrá verde cuando entre en contacto con clamidia, amarillo con herpes, azul para sífilis y morado para el virus del papiloma humano. Parece ser que el condón realmente detecta tanto bacterias como virus (es el caso del virus del herpes y el causante del papiloma humano). La sífilis tampoco es una bacteria, es el nombre de la enfermedad; la bacteria causante de la sífilis es Treponema pallidum.

Al margen de los errores propios del texto, tampoco es que este «nuevo» método anticonceptivo tenga mucha razón de existir. Nos justifican su importancia para tomar rápidamente el tratamiento y para ahorrarse el mal trago de pasar por el ambulatorio... Ambas cosas absurdas y típicas de la mentalidad de un adolescente.

El preservativo previene de las ETS, incluso de la más temida: el VIH (no mencionada en el invento). Es decir, da igual de qué color se ponga el condón: si lo usamos nos estamos protegiendo de la transmisión. Y el problema no es que los condones habituales no nos avisen de que hemos mantenido relaciones con una persona infectada por alguno de esos virus o bacterias, el problema es que jóvenes y no tan jóvenes no emplean profilácticos y se contagian por su irresponsabilidad.

¿Y qué han pensado? ¿Que como el condón ha dado positivo van a poder adquirir o tomar las medicinas sin pasar por un análisis previo? Las colorimetrías (ensayos por cambios de color) no son pruebas determinantes, son orientativas. Siempre requieren de confirmación por un método más fiable, en este caso, una analítica convencional. Además, hay muchas otras ETS que no han sido nombradas y que también son un problema sanitario y sexual. Su ventaja real es que una persona que haya mantenido relaciones de riesgo y desconozca ser portador de un virus o bacteria se enterará usando este preservativo semáforo. Podrá de esta manera acudir al centro de salud y evitar contagiar a otros.
Imagen extraída de lasexta.com

El artículo termina afirmando que marcas de prestigio están pensando en distribuirlo. El S.T. Eye probablemente funcione exitosamente (y me gustaría saber cuáles son los mecanismos), que unos chicos de esa edad hayan desarrollado una tecnología así tiene un gran mérito, pero no presenta ningún beneficio sanitario extra sobre los profilácticos convencionales. No protege más frente a las ETS ni te librará de exámenes médicos, simplemente podría desvelar la salud de la pareja sexual o la tuya propia en los casos concretos que ya se han mencionado.

Existe un sector que cree que el condón no protege contra todos los virus y bacterias, porque algunos también pueden contagiarse en el contacto piel con piel y no sólo mediante fluidos. Sin embargo, cuando se hacen estudios con personas que siempre usan preservativos frente a los que los usan esporádicamente el riesgo de contagio se reduce drásticamente. Por tanto, los profilácticos son el mejor medio disponible de prevenir las enfermedades de transmisión sexual sea cuál sea tu sexo u orientación sexual.
©