Header Ads

Atracción Sensual, Estética e Intelectual

Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife.

El deseo de visibilizar la asexualidad ha hecho necesario que muchos conceptos relacionados con la sexualidad salgan a la luz. Se trata de tipos de atracción que, aunque son inherentes al concepto de sexualidad (explicado aquí) y al de orientación sexual (ampliado aquí), están eclipsados por la atracción sexual.

Las personas asexuales y aquellas que vinculan su experiencia a la asexualidad, como es el caso de los grisexuales, no sienten atracción sexual como lo hacen los alosexuales. No obstante, sí que pueden sentirse atraídos por otras personas y no sentirse movidos por el deseo de mantener relaciones sexuales con ellas (que no es igual a que no puedan tenerlas), ahí entra en juego la atracción romántica (desarrollada aquí), la atracción sensual, la atracción estética, la atracción intelectual y el arrobamiento.
Atracción sensual
La atracción sensual nos impulsa al contacto cercano, sin llegar a ser sexual, con la otra persona. También se le conoce como «atracción sensorial». Está relacionada con el tacto y conlleva que queramos abrazar a esa persona o que nos abrace, tomarse de la mano, las caricias, notar su olor, poder oír su voz, darse besos, los masajes... Seguramente, un alosexual que esté leyendo esto puede pensar «pero unas cosas llevan a las otras», pero no. Las personas asexuales pueden realizar esas prácticas de contacto sin tener un «calentón», porque la atracción sexual no la experimentan. Aunque, reitero, sí pueden mantener relaciones sexuales por otras razones (contentar a la pareja, sentir placer...).
Atracción estética
La atracción estética conlleva admirar el aspecto físico de una persona. Igual que nos maravilla un dibujo bonito, nos puede gustar observar a alguien por sus características físicas. Quizás sea su pelo, su sonrisa, los hoyuelos de sus mejillas, el color de sus ojos, el largo de sus piernas... De nuevo es probable (que no obligatorio) que los alosexuales asocien esa atracción estética a una posterior o inmediata atracción sexual, pero puede sentirse atracción estética sin ello.
Atracción intelectual
Gracias a la atracción intelectual se busca el conocimiento, las habilidades, la inteligencia y cualquier otra facultad mental de la otra persona. Esta atracción nos inclina al debate, las conversaciones sobre cosas que nos resulten interesantes. Esa persona nos gusta por como enriquece a nuestro cerebro.

Dependiendo de nuestra personalidad, se pueden experimentar estas atracciones o no. A veces se sienten todas, otras veces sólo algunas, incluso es posible experimentarlas en momentos puntuales con determinadas personas.

¿Y tú? ¿Qué tipo de atracción has experimentado? ¿Todas? ¿Sólo alguna? Anímate a compartir tu experiencia.
©