Header Ads

Día Mundial del Alzheimer

Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife

La Organización Mundial de la Salud (OMS) junto a la Federación Internacional del Alzheimer decidieron, en 1994, establecer el Día Mundial del Alzheimer el veintiuno de septiembre. Al marcar esta fecha en el calendario, pretenden dar visibilidad a esta enfermedad y buscar apoyos para colaborar con afectados y familiares, así como promover la investigación.

La enfermedad de Alzheimer debe su nombre al neurólogo alemán Alois Alzheimer, primero en diagnosticarlo. Se trata de un tipo de demencia, es decir, consiste en la pérdida de las facultades mentales por degeneración neuronal. Su avance puede ralentizarse con la medicación, sin embargo, no existe cura.

Ninguna persona está a salvo de sufrir Alzheimer. En su etapa inicial los síntomas pasan fácilmente inadvertidos: olvidos y despistes, no ubicarse en un camino conocido, quedarse completamente en blanco en el supermercado... También puede darse el caso de que el paciente tenga cambios en su carácter y/o forma de hablar y expresarse habitual.

A medida que se pierden las conexiones entre neuronas, los descuidos se transforman en problemas para comunicarse y cuidar de sí mismos (aseo, alimentación, recuerdos recientes...), estaríamos en la etapa intermedia. Finalmente, en la etapa tardía no pueden reconocer a sus familiares, tienen dificultad para moverse e incluso pueden volverse agresivos. Son personas absolutamente dependientes.

La Confederación Española de Asociaciones de Familiares de Personas con Alzheimer y otras Demencias (CEAFA) hace hincapié este año en la figura del cuidador, quien más sufre las consecuencias de esta enfermedad. En su página web (la cuál puedes visitar haciendo clic aquí) aportan los motivos por los que unirse a sus reivindicaciones.

Me despido con su excelente vídeo promocional.


©