Header Ads

El riesgo cardiovascular del diclofenaco

Por Lidia Beatriz | Santa Cruz de Tenerife.


No es nuevo que el diclofenaco, principio activo de Voltaren®, presenta un importante riesgo cardiovascular. Sin embargo, muchos pacientes acuden a las oficinas de farmacia solicitándolo. Por boca de los mismos me consta que, en tal o cual farmacia, lo consiguen fácilmente sin receta. Y, por tanto, somos nosotros los locos y los que trabajamos mal por exigir un documento oficial que demuestra la evaluación de un médico.

Desde el 2013 existe un comunicado de la Agencia Estatal del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS) que pone de manifiesto de forma clara que el diclofenaco no está exento de riesgo de infarto en ninguna dosis. Y que en ningún caso debe ser administrado a:

•Personas que padezcan patología cardiovascular grave como insuficiencia cardiaca, cardiopatía isquémica, enfermedad arterial periférica...
•Pacientes que tengan diabetes, hipertensión, hipercolesterolemia....
•Fumadores.

No es difícil comprender que la mayor parte de los pacientes que quieren comprar diclofenaco en comprimidos cumplen una o varias de las premisas anteriores. Y esta evaluación no es azarosa, está demostrado que el riesgo de sufrir un infarto de miocardio aumenta considerablemente.

También me gustaría recordar a los doctores que:

•No deben prescribir diclofenaco en pacientes diagnosticados de las patologías anteriores. En caso de no existir otra opción, deben revisar periódicamente la necesidad del tratamiento y sus beneficios.
•La dosis prescrita siempre debe ser la más baja posible.
•La prescripción y selección de un AINE tiene que hacerse según los perfiles globales de seguridad de cada uno de los medicamentos y en función de los características individuales de cada paciente. Las fichas técnicas están disponibles en www.aemps.gob.es.

Y no puedo despedirme sin hacer una llamada de atención a los farmacéuticos que parecen haber olvidado que nuestra labor es velar por el buen uso de los medicamentos y la salud de la población. Muchos pacientes intentan hacer presión diciendo que en las oficinas de farmacia les dejan los medicamentos sin receta, pero es nuestra obligación mantenernos firmes y protegerles de su desconocimiento.
©