Header Ads

Orientación y atracción sexual y romántica


Seguimos definiendo conceptos básicos en SexReport. En el gran mundo de la sexualidad existen términos muy similares que encierran significados muy distintos. Es el caso del concepto de orientación sexual, atracción sexual, orientación romántica y atracción romántica. Hace unos años, con la propagación de información y experiencias vía Internet, surgió la necesidad de dejar claras las diferencias entre los conceptos anteriores. Porque lo que es válido para una mayoría, no es capaz de describir a un porcentaje de la población que quiere ser tenido en cuenta. Dicho esto, entramos en materia.
Orientación Sexual
La orientación sexual, tendencia sexual o inclinación sexual hace referencia a un patrón de atracción sexual, romántica, emocional o estética hacia otra persona. De esta manera, se ha agrupado a la humanidad en heterosexuales (se sienten atraídos por el sexo opuesto), bisexuales (se sienten atraídos por el sexo opuesto y el propio), homosexuales (se sienten atraídos por el mismo sexo), pansexuales (el sexo de la persona no es tenido en cuenta, se considera una variante de la bisexualidad), asexuales (carecen de algún tipo de orientación sexual).

Sin embargo, la clasificación de orientación sexual sigue faltando a la verdad de muchos individuos. Porque al final-o esa sensación me genera-la balanza se inclina en favor de la atracción sexual. Pero ¿qué es la atracción sexual?
Atracción Sexual y Deseo Sexual
La atracción sexual es la capacidad de despertar interés erótico en otras personas, es decir, las ganas de mantener contacto sexual con ella. No se refiere a «me gustaría conocerle», directamente quieres tener contacto íntimo. Existen dos tipos:

•La atracción sexual primaria se basa en el interés que su aspecto físico genera, en la información que obtenemos de manera instantánea. Los cinco sentidos están implicados y un buen cúmulo de sensaciones pueden llevar a que se dispare la atracción sexual.

•La atracción sexual secundaria es aquella que aparece tras tiempo de relación con la persona.

No hay que confundir la atracción sexual con el deseo sexual. Este último también se divide en primario y secundario. Y, aunque la atracción sexual desencadena deseo sexual, un individuo puede sentir deseo sexual sin experimentar atracción sexual.

•El deseo sexual primario aparece como consecuencia de buscar el placer personal ya sea físico o emocional.

•El deseo sexual secundario tiene su origen en complacer al otro o en querer procrear

Conocidas estas diferencias, se puede hablar de tres grupos de orientaciones sexuales. Por un lado se encuentran los sexuales o alosexuales que son aquellos que experimentan atracción sexual primaria; por otro, están los asexuales quienes carecen de atracción sexual y en medio de ambos están los grisexuales, especialmente los demisexuales.

En el catálogo de orientación sexual, la grisexualidad (atracción sexual de poca frecuencia, baja intensidad y/o en situaciones muy precisas) y, en concreto, la demisexualidad (la atracción sexual nace tras crear un fuerte vínculo sentimental: amistad, enemistad...) no aparecen, de ahí que muchas personas digan que esta orientación sexual no existe. Pero sí que es un concepto necesario que da respuesta a la realidad de un grupo de personas con derecho a identificarse.

A modo de resumen, expongo la siguiente tabla extraída de AVENwiki:

Orientación sexual ¿Atracción primaria? ¿Atracción secundaria? ¿Deseo primario? ¿Deseo Secundario?
Sexual
Demisexual No Si
Asexual No No No
Atracción Romántica
La atracción romántica es la gran olvidada. Por lo general, la atracción sexual coincide con la romántica, pero no siempre. Quiere decir que un heterosexual a menudo es heterorromántico, un homosexual, homorromántico y así.

Se conoce por atracción romántica al deseo de mantener una relación sentimental con otra persona. Existen dos grandes grupos: románticos y arrománticos. Una persona puede ser sexual y arromántico, por tanto, querrá mantener contacto sexual con otras personas y no una relación con ellas. También puede darse que sea asexual y romántico (heterorromántico, homorromántico, birromántico...). O puede darse que se trate de alguien asexual y arromántico.

Asimismo, una persona puede sentir atracción sexual por ambos sexos, pero sólo desear una relación con uno en concreto. De esa manera, se puede dar el caso de una persona bisexual homorromántica o bisexual heterorromántica.

En próximas entradas podremos desarrollar cada orientación sexual. ¿Te gustaría que se hablara de alguna concreta que no haya sido mencionada? Deja tus comentarios. Espero que hayas aprendido algo nuevo.

Lidia Beatriz.
©