Header Ads

La Despensa: Verano y Salud, I

Por Jesús V. | Huelva

Ahora en verano salimos a pasear por el pueblo o ciudad turística en cuestión y paramos a cenar o picotear algo en un bar terraza, taberna o restaurante. Seguramente tendrás calor y no repares en que el camarero que te atiende lleva horas trabajando al mismo sol en el que tu llevas sentado cinco minutos. Quizás no repares que el mismo camarero lleva doce mesas porque no hay dinero, o ganas, para contratar a otro que le ayude. Quizás no repares en que en la cocina, el calor suele ser el doble del que tu soportas. Quizás no sepas que lo mismo que vive el camarero con la doce mesas, lo vive el cocinero. Quizás sea por eso que tu genio de verano aguanta poco tiempo antes de gritar o hablar mal al trabajador. 

Quiero decirte que este verano antes de sentarte en un bar, terraza o restaurante a tomar algo pienses en las personas que están ahí para atenderte. Como, a pesar de todo, te sonríen cuando le hablas mal o te piden disculpas cuando tu actitud es la que debería avergonzarte. Como el cocinero prepara tu plato preferido y acaba gustándote tanto que lo recomiendas a tus amigos. Ese mismo cocinero que lleva catorce horas detrás de unos fogones para que tu disfrutes tus vacaciones de verano. 

Igual que tu pides respeto para tu trabajo, ellos también lo piden y lo merecen. Merecen que seas comprensivo por la espera, que sonrías cuando se acercan y seas cercano con ellos. Te lo agradecerán cuando te traigan tu comanda. Agradece si ves delante tuya el plato caliente o la cerveza fría. Todo tiene un gran trabajo detrás que, si no eres del gremio no imaginas porque crees que MasterChef son todas las cocinas del mundo. Este verano, antes de caer estropear tus vacaciones con tu impaciencia y tu mal genio cuando solo intentan que disfrutes a pesar de todo lo que pasan día a día, piensa en que, dentro de unos años, podrás decir que pasaste unas grandes vacaciones gracias a todos y cada uno de los trabajadores de hostelería que se dejan la piel para que te vayas con una sonrisa. 
©