Header Ads

14 de Abril, Día de la República, Parte I


Hoy se celebra en España el Día de la República. Hace 85 años se proclamó en nuestro país la Segunda República Española que duró casi 8 años, ya que fue abolida el 1 de abril de 1939, fecha que supuso el fin de la Guerra Civil y el principio de la dictadura de Franco. La segunda proclamación se puede dividir en tres partes, que serían el primer bienio, el segundo y el tercero que duró solamente cinco meses debido al estallido de la Guerra Civil. Vayamos por partes. 

El primer bienio estuvo comandado por el gobierno de Azaña, el cual comenzó a realizar diversas reformas con las que pretendían modernizar el país. La politica del gobierno era quitar el poder de España de manos del ejército, Iglesia y altos cargos de España en aquella época y dando el poder al pueblo. Parte del socialismo arraigado a UGT denominaba a la Segunda República como el ataque burgués al pueblo y que no daba margen de maniobra, y por tanto de mejora, de los trabajadores y de la sociedad en general. Tras la firma de la Constitución el 9 de diciembre de 1931, comenzaron a introducirse reformas como la aconfesionalidad del Estado así como la secularización de cementerios y la disolución de la orden de los Jesuitas y por lo tanto sería un patronato quien gestionara colegios y bienes. Como reforma final a aquel primer paquete de medidas se aprobaría el 2 de Enero de 1932 la ley del divorcio.

Mujeres desfilando celebrando la
proclamación de la II República
La ley de confesiones y congregaciones religiosas fue el primero de varios enfrentamientos entre el gobierno de Azaña y la Iglesia, quien a través de Isidro Tomá, promulgó un texto en el que decía que "aquella ley atentaba contra los designios divinos de la Santa Iglesia". Aquella ley no hacía otra cosa que reglamentar el culto católico y terminaba con la dotación al culto y al clero, además de nacionalizar gran parte del patrimonio de la institución como iglesias, monasterios o seminarios que pasarían a ser del Estado pero gestionados por la Iglesia Católica. En temas educativos también fue notable la revolución que llevó acabo el gobierno, cimentando las bases de lo que hoy llamamos educación pública. 

No llegó a cumplir su plan de 27.000 escuelas nuevas debido a la depresión económica y al reajuste de los presupuestos, aunque se quedaron en 10.000 nuevas escuelas, para intentar combatir una tasa de analfabetismo que rondaba del 30 al 50%. El cierre de las escuelas religiosas agudizó esta lacra de la España de entonces. Se aprueba la subida de salarios de un 15% a los educadores, algo que fue combatido por la Iglesia y los concejales más conservadores hasta que se vino abajo por la cuestión religiosa.

La Iglesia por su parte tuvo en la República una desgracia ya que era la culpable de que le hubieran quitado gran parte de su poder y poder monetario del país, y quiso combatir las ideas moderadas con acción, alegando contra la ley del libre culto y con la secularización de algunas propiedades que hasta entonces nadie se había puesto a entorpecer ni a pedirles. Fue ese el principal "enemigo" que tuvo el gobierno de Azaña debido a sus reformas, enfocadas principalmente a "quitar el yugo que sufría el pueblo por parte de la Iglesia" A causa de estos vaivenes políticos, sobrevino la quema de conventos y edificios religiosos por parte del pueblo, hechos que comenzaron el 10 de mayo y ante la inactividad del gobierno para condenar tales hechos y que, según Azaña, "todos los conventos no vale la vida de un republicano y dimitiré si hay algún herido en España por esa estupidez". Esa "estupidez" duró dos días hasta que el gabinete se vio obligado a declarar el estado de guerra en Madrid para que el ejército se echara a la calle para calmar al pueblo. Hechos similares se sucedieron por todo el país, especialmente en Málaga, donde se sobrepasó los 100 edificios quemados. 
Alegoría de la República
En cuanto al ejército y agraria, el gobierno de Azaña también trajo novedades a España, El 25 de abril de 1931, el gobierno aprobó que cualquier mando del ejército se retirara de la vida activa conservando su sueldo íntegro y como consecuencia, casi 9.000 mandos se acogieron a la medida, más del 40% del ejército. Azaña aprovechó el momento para reorganizar el ejército y que recayera sobre un poder civil y fiel a la República. El caso de los decretos en cuanto a los ascensos por méritos de guerra fue promulgado, haciendo que muchos oficiales bajaran uno o dos grados y otros bajaran casi al más bajo nivel como fue el caso del general Franco. También hubieron reformas en el tema agrario para combatir los más de 100.000 parados que tenía Andalucía y Extremadura debido a la mala gestión de los terratenientes y a la mísera paga que recibían por ello. Se aprobaron siete decretos. Estas reformas confirmaron el poder para el pueblo y las organizaciones sindicales para tener más justicia. Gracias a todas estas reformas el salario de un jornalero pasó de 3,5 pesetas a llegar casi a las 6 pesetas por día. 

El gobierno provisional fue el gran reformista de nuestra historia más reciente. Queda constancia de que puedo dejar atrás diversos acontecimientos así como los grupos que iban en contra del nuevo gobierno y la forma de hacerlo, pero he intentado resumir el primer bienio. En próximas entregas podréis conocer más acerca del segundo y del tercero, aunque este último solo fuera de cinco meses antes de la Guerra Civil Española.


Jesús V.

No hay comentarios

©