Header Ads

Entrevista a Marina Lizarazu

Os presentamos a la jugadora de baloncesto, Marina Lizarazu, 21 años (1995), es una de las jóvenes promesas del baloncesto español. Formada en las cateogrías inferiores del Baloncesto Rivas CDE, decidió cruzar el charco hace tres temporadas para jugar en una universidad americana. 



¿Qué significa para una amante del baloncesto poder dedicarse en la cuna de este deporte?
Es un sueño hecho realidad. Poder además combinar baloncesto y estudios en Estados Unidos es una oportunidad única y una experiencia inolvidable.

¿Cómo es la NCAA?
La NCAA es una liga de muy alto nivel con muchos y muy diferentes equipos de calidad, con jugadoras universitarias muy talentosas. La liga es muy física. A lo largo de la temporada se pueden jugar más de dos partidos a la semana y por eso tienes que estar preparada tanto física como mentalmente.

¿Qué destacarías de tu equipo, IONA Gaels?
Mi equipo las IONA Gaels somos un equipo que está yendo de menos a más. Tenemos muchas piezas nuevas esta temporada que estamos intentando encajar a la perfección. Tenemos un poco de todo; jugadoras con mucho talento, jugadoras muy físicas, y jugadoras con una energía diferente que une al equipo. Sobre todo somos un equipo muy trabajador y competitivo con mucha hambre de victoria.

¿Con que te quedas en esta experiencia en Estados Unidos?
Me quedo con el crecimiento personal. Estar aquí sola te hace más fuerte mentalmente ya que aquí te tienes que buscar tú la vida y sacarte las castañas del fuego tu solita. Te hace valorar mucho más lo que tienes en casa. Por supuesto siempre estaré agradecida a toda la gente conocida aquí que te ayuda sin pedir nada a cambio.

¿Qué diferencias encuentras entre el baloncesto español y el americano?
El baloncesto español es mucho más técnico mientras que el baloncesto americano es mucho más físico. La preparación física y mental de la pretemporada es algo que jamás había vivido antes de venir aquí.

¿Cómo se vive el deporte universitario en un país como este? 
El deporte universitario es muy popular en América. Se retransmiten muchos partidos por TV y otros tantos por internet. Los medios de comunicación están muy comprometidos con el deporte. Los montajes antes del partido y durante el partido de la universidad son dignos de partidos ACB en España. Mucha afición viene a verte y a veces te reconocen por la universidad.

¿Qué oportunidades ofrecen las universidades americanas que en Europa no se pueden conseguir?
Las universidades americanas ofrecen oportunidad de estudiar una carrera y jugar al baloncesto a un alto nivel al mismo tiempo. Te facilitan la compatibilidad entre horarios académicos y el calendario deportivo. Te obliga además a no dejar de lado los estudios ya que si no pasas todas tus clases no puedes jugar.

¿Existen diferencias entre las jugadores en formación norteamericanas en relación con las que llegáis de Europa?
Yo diría que sí que existen diferencias. Las jugadoras norteamericana pueden tener un físico superior al nuestro pero carecen de muchos conceptos técnicos que el baloncesto requiere y que las jugadoras europeas ya conocemos.

¿Cómo ves actualmente la liga femenina?
La liga española ha perdido muchas de las mejores jugadoras y algunos de los mejores equipos debido a la falta de dinero. No se invierte en el baloncesto femenino lo suficiente para que se pueda vivir sólo de él y es una lastima por otro lado las jugadoras jóvenes españolas están teniendo más oportunidades de destacar en la liga y desarrollarse antes.

La lesión de Clara Bermejo te dio muchos minutos en Rivas, ¿como lo viviste?
Rivas ha sido mi club desde pequeñita y ahí es donde me he formado. La oportunidad que me dió el club de compartir equipo con jugadoras como Amaya Valdemoro, Elisa Aguilar, Anna Cruz, Clara Bermejo etc es algo que jamás olvidaré. Aprendí mucho y fué un paso más hacia delante en mi desarrollo como jugadora.

Una vez finalizados los estudios, ¿volverías a España para jugar o prefieres otras ligas en auge?
Una vez que me gradúe aquí me encantaría volver a España pero si se me ofrecen oportunidades en otros países de jugar también lo valoraría sin ningún tipo de preferencias. Nuestra vida deportiva es muy corta como para cerrarse a ese tipo de oportunidades.

¿Qué opinas de que algunas de las mejores jugadoras nacionales tengan que irse a otras ligas, como es tu caso para dedicarse profesionalmente a este deporte?
Creo que es una lástima que teniendo jugadoras españolas tan buenas formadas en el país luego tengan que irse a otros países para poder dedicarse a ello sin que la falte el pan. El baloncesto femenino está muy infravalorado en España y muy poco publicitado por los medios de comunicación. Entre todos podríamos hacer un mejor trabajo para mejorar la situación.


Este verano fue especial al ganar el Europeo celebrado en Lanzarote, ¿qué recuerdos tienes de este torneo?

Fue un torneo muy especial ya que la generación del 95 somos un grupo que nos conocemos desde pequeñas y que lo habíamos ganado todo y solo nos quedaba el último europeo juntas y además en casa. Fue muy bonito poder poner la guinda al pastel y ganar en casa frente a nuestra afición, familia y amigos.

La selección absoluta está teniendo muchos éxitos año tras año tanto en masculino como en femenino pero la repercusión en los medios es muy diferente, ¿qué opinión tienes sobre este aspecto?
Repito que es una lastima que se le dé tan poca importancia a los logros en cualquier deporte femenino porque no solo pasa en el baloncesto femenino. Las mujeres también hacemos cosas espectaculares en el mundo del deporte pero no se valoran lo suficiente en un mundo en el que todavía hay mucho machismo. Sin embargo, es verdad que poco a poco, los medios van mostrando al menos una pizca de interés y aunque sea un minuto podemos llegar a salir en las noticias.

El deporte femenino sigue demostrando día a día que no tiene nada que envidiar al masculino. ¿Como se ve desde el punto de vista de una deportista profesional?
Por supuesto que no tenemos nada que envidiar. Nosotras también “metemos la pelotita por el aro” como ellos por eso la diferencia tan abismal no tendría que existir. Hay jugadoras con mucho talento que podrían perfectamente competir con cualquier hombre en igualdad.El baloncesto femenino no para de crecer y cada vez estamos consiguiendo más cosas con nuestro trabajo, perseverancia y dedicación.

¿Qué es lo que piensas que debe cambiar en este país para que se valore por igual el esfuerzo que hacéis todas las mujeres deportistas por aquello que os gusta hacer y lucháis día a día?
Creo que debe cambiar la mentalidad de todos de que los hombres dan más juego y más espectáculo y a la gente le gusta más su baloncesto. Creo que habría que darle una oportunidad a “nuestro” baloncesto y más de uno se daría cuenta que es igual de bonito un partido masculino que uno femenino y mucha afición se engancharía.

Tras haber sido elegida España como sede del Mundial del 2018 femenino, ¿crees que puede traer muchos avances positivos a este deporte?
Esperemos que sí que traiga avances. Es una oportunidad de darle toda la importancia que se merece al baloncesto femenino en general y al femenino español en particular. 
Los medios deberían volcarse con este evento y la publicidad tendría que ser muy grande. Es una gran oportunidad de darnos a conocer.

¿Qué te parece la propuesta por parte de la Federación Española de la campaña “Universo Mujer”?
Es una gran idea que permite destacar y dar a conocer todos los éxitos en el deporte femenino. Es una gran propuesta y un gran inicio para empezar a construir algo nuevo que se vuelquen con nosotras y nos abra nuevas puertas para un futuro mejor.

¿En qué momento te diste cuenta de que este era tu deporte?
Yo creo que desde siempre he sabido que este era mi deporte. He jugado desde los 4 años en el cole ya que mi padre y mi tío siempre han jugado así que siempre he estado vinculada a él. Desde que empecé me encantó y no quería otra cosa que ir a entrenar. Si te refieres a otro deporte yo creo que si no jugara al baloncesto me gustaría probar el tenis ya que creo que es un deporte que requiere una fortaleza mental y física única.

Si no fuese el baloncesto, ¿a qué te gustaría dedicarte? 
En cuanto a trabajo me dedicaré a la psicología y cuando acabe la carrera y bueno en realidad siempre puedo relacionar mi carrera laboral con el deporte que es lo que me encantaría.

¿Cuáles fueron tus referencias?
Me fijo mucho en Anna Cruz ya que tuve la oportunidad de coincidir con ella en Rivas cuando yo era más pequeña y sé que todo lo que está consiguiendo es gracias a su trabajo diario. Su último éxito es nada más y nada menos que ser campeona de la WNBA. Es una jugadora muy polivalente y con un talento privilegiado para jugar al baloncesto.

Si tuvieras que destacar un momento de tu carrera ¿cuál sería?
Tengo muchos recuerdos momentos únicos  relacionados con el baloncesto pero quizás destacaría mi primer europeo U16 con la selección española de la generación del 95. Fué un europeo muy bonito con muchas cosas vividas por primera vez. También la Copa de la Reina que tuve la oportunidad de asistir y ganar con Rivas es algo que jamás olvidaré. Me gusta pensar que aún estoy en el inicio de mi carrera y que ojalá que queden muchas más cosas bonitas por vivir.

¿Y una persona que te haya ayudado mucho?
Ha habido muchas personas que me han ayudado desde mis entrenadores del cole, los de Rivas, los de las distintas selecciones a las que he asistido y muchas jugadoras y amigas que mantendré en mi vida por mucho tiempo. Sin embargo si he de nombrar a alguien sería a mi madre por simplemente guiarme siempre por el camino adecuado, mi padre por inculcarme los valores del baloncesto e introducirme en él, y mi abuela Luisa por siempre ayudarme con mis estudios y mi organización. Toda mi familia en general porque es lo más especial de este mundo.

¿Tu peor momento o alguien al que olvidar?
No olvidaría nada ni nadie porque todo lo que he vivido es una experiencia de lo que he aprendido.

Por último, ¿qué le dirías a una niña de unos 12 años que se está iniciando en el baloncesto federado?
Le diría que trabaje, que escuche a sus entrenadores y padres y sobre todo que jamás pare de divertirse jugando.

©