Header Ads

El tema: Fotografía del detalle arquitectónico

La fotografía de un detalle arquitectónico suele ser más divertida y creativa que la fotografía corriente  del conjunto. Si das con un detalle interesante, se puede utilizar generalmente para indicar el carácter de todo el edificio, más eficazmente que una fotografía del conjunto técnicamente perfecta. También se puede evitar de ese modo muchos de los problemas de la fotografía de edificios enteros, tales como verticales convergentes, iluminación escasa y detalles irritantes, como una señal de tráfico, coches aparcados y autocares llenos de turistas.

En muchos casos, los detalles de un edificio son más fotogénicos que el edificio en si, bien porque se puede lograr una imagen sin elementos inoportunos, bien porque el detalle es visualmente más atractivo, y porque se tienen más oportunidades de lograr ángulos de visión interesantes con enfoque diferencial.


Puertas y ventanas son quizá los detalles más evidentes que se deben buscar, pero hay otros rasgos menos obvios que pueden construir excelentes fotografías.

Entrénate a mirar suelos y techos, tejados y chimeneas, dibujos del ladrillo y texturas de piedras antiguas, así como gárgolas y contrafuertes de viejos edificios y geometrías de acero y cristal en rascacielos. Elige detalles relevantes que hablen del carácter del edificio: si es un símbolo de poder, como un castillo, busca los detalles que lo denoten, como los dientes del rastrillo de la puerta.

Técnicas

La única norma general para fotografiar la variedad y riqueza del detalle que se puede encontrar en un edificio es acercarse al tema lo más posible; si no puedes acercarte físicamente, cambia el objetivo por uno más largo (si dispones de él). En este caso lo más adecuado es un objetivo zoom para elegir el tamaño que tendrá el detalle en la fotografía.

Si te puedes acercar cuanto quieras al motivo —una puerta, por ejemplo—, no necesitarás teleobjetivo, pero sí un gran angular para dar más interés a la toma
Llena el marco con el detalle, pero asegúrate de que se sugiere el resto del edificio en el fondo. De ese modo te puedes concentrar en el detalle al tiempo que se le presenta en relación con el conjunto. 

Esto ha sido todo por hoy, espero que os sirva de ayuda para que cuando salgáis de viaje o simplemente salgáis por vuestra propia ciudad podáis hacer unas magníficas fotos.

Irene Morant.

©