Header Ads

¿Cambio o Recambio?

Imagen de zonu.com
Con un presidente en funciones que se esconde de sus obligaciones, con una oposición que no sabe donde va y con los partidos emergentes henchidos de ego por sacar tajada del gran negocio de la política, España parece ahora mismo Juego de Tronos en su versión más cañí. El quid de la cuestión es que si analizamos poco a poco a cada uno no nos queda claro quien seria el vencedor que más conviniera al pueblo, si es que lo hay. 

El Partido Popular vive inmerso en una ola de corrupción que ya hace meses que dejaron de ser "casos aislados". Obviando algo tan grave, la cúpula del partido sigue en su intento de gobernar un país saqueado por unos pocos que ahora intentan salir por la puerta de atrás hacia consejos de grandes empresas o recalar en el Senado sin hacer nada, como por ejemplo Rita Barberá. Esperanza Aguirre ha dimitido y pide una regeneración a fondo del partido, pero no sabemos si es mejor dejar a los que nos han ocultado el dinero que poner a los que vienen con ínfulas de un país mejor, con todo lo que eso conlleva. 

PSOE tiene una batalla interna tan palpable que Pedro Sánchez está capeando el temporal como buenamente puede, y ya vemos que no puede. No puedes ser un partido de izquierdas y querer pactar con Ciudadanos, que aunque no lo reconozcan, sus políticas son de derechas. ¿Cambio o recambio? Suerte tienen los votantes del partido de la rosa que no vean con buenos ojos un pacto con PP, sería la debacle para todos los ideales socialistas. 

Imagen de notimérica.com
Ciudadanos, a priori es un partido sensato y con políticas hechas mediante estudios y grandes personalidades de la economía. pero pierde toda su credibilidad si apoya en Andalucía a PSOE a pesar de los ERE y en Madrid al PP a pesar de la corrupción. ¿Queremos un presidente que baila según lo que le ofrezca o que defienda su postura a pesar de todo? Yo realmente tengo mi opinión clara. Ciudadanos ha sido apoyado por los grandes medios como la gran alternativa, pero sus acciones demuestran lo contrario. 

El problema de Podemos es simple. El ego los ha superado y han querido ir al sol que más calienta cuando conviene, aceptando y desechando ideas según la sociedad cambiaba de opinión, tenemos el ejemplo de la República o el referéndum de Catalunya. Con ideas del pueblo mal gestionadas de cara al público y con el lastre de Venezuela siempre ondeando su pasado, el partido de Pablo Iglesias puede llegar a algo medianamente claro si deja de lado su versión más agresiva y baja a la tierra. Entonces podríamos hablar de sus propuestas y estudiarlas sin sombras ni cortinas. 

IU es el partido más cercano al pueblo pero el gran marginado por todos, incluyendo grandes medios y debates electorales de calado donde debería haber estado antes que los partidos emergentes por pura historia. Alberto Garzón también ha tenido que luchar contra miembros de su partido para defender las ideas de una izquierda que tiene su única representación en IU. Todo podría cambiar si recibiera la mitad de tiempo en los medios, tanto tv, como prensa, de partidos como Ciudadanos o Podemos para escuchar sus propuestas e ideas, pero queda claro que el gran negocio de la comunicación no ve con buenos ojos su punto de vista. 

En definitiva, y viendo el panorama actual, hago mía una frase de un pasodoble de carnaval de Antonio Martínez Ares, "el mejor himno para todo es irnos muy lejos de España."


Jesús V. 
©