Header Ads

Alerta sobre el virus Zika

La alarma se extiende junto a teorías de conspiración. En las últimas semanas se ha hablado mucho del virus Zika y sus aparentes graves consecuencias. Por ello, en Botica2.0, vamos a hablar sobre este agente patógeno y la enfermedad que produce siempre en base a hechos confirmados y no meras conjeturas.

El virus Zika (ZIKV) pertenece al género Flavivirus y la familia Flaviviridae. Está envuelto en una cápside icosaédrica y su genoma está codificado en una cadena única de ARN. Este virus fue aislado por vez primera en 1947 en un mono de la selva de Zika, y el primer caso humano descrito data de 1952. Existen dos linajes de éste, uno africano y otro asiático, siendo el último el que parece haberse extendido por la zona americana. Debemos tener en cuenta que el virus Zika también ha sido encontrado en otros mamíferos (desde elefantes hasta roedores), es decir, no es exclusivo de hombres o monos.

La principal vía de transmisión del virus es la picadura de mosquitos del género Aedes previamente infectados (al extraer la sangre de un portador). Dichos mosquitos suelen picar durante el día, siendo extremadamente rara su actividad nocturna. Sin embargo, se ha visto que es posible la transmisión perinatal (durante el parto, como ocurre en el VIH). Otras vías como la transmisión sexual o las transfusiones de sangre no han sido demostradas, siendo casos muy puntuales los que avalan la primera y altamente probable en la segunda.

Tras la picadura del mosquito existe un período de incubación de entre tres y doce días. La gran mayoría de infecciones transcurren sin sintomatología y, en caso de darse, suele ser leve (fiebre de máximo una semana, dolor corporal, cefalea, conjuntivitis...). No se había asociado con problemas en el desarrollo fetal hasta ahora (brotes de 2014 y 2015).

Para la transmisión y permanencia del virus Zika es indispensable que exista una gran prevalencia de la enfermedad y amplia distribución de los mosquitos Aedes (vectores). Es así porque es el mosquito el intermediario entre infectados e individuos sanos. El control se basa en la reducción de la población de mosquitos, anegando zonas de agua encharcada y el empleo de insecticidas.

Deben tener especial cuidado personas con problemas de inmunidad, embarazadas, enfermos crónicos graves... Esto es, los mismos grupos poblaciones que necesitan cuidarse frente a cualquier otra infección. Prevenir la infección se basa en evitar la picadura de los mosquitos mediante el uso de ropa y repelentes. 

En caso de manifestar los síntomas, el tratamiento está dirigido a reducirlos, tal como se hace con la gripe común. En el caso del virus Zika se prescriben antipiréticos, analgésicos y antihistamínicos contra el picor.

Cierro con unos apéndices de gran importancia:
•Si viajas a zonas de riesgo adopta medidas preventivas de picaduras de mosquito durante todo el día.
•Los pacientes con patologías de tipo inmune o enfermedades crónicas graves deben consultar si pueden o no viajar. Lo mismo para las mujeres embarazadas o que no empleen medidas anticonceptivas seguras.
•En caso de estar embarazada y provenir (incluido un simple viaje turístico) de un país de riesgo deben comunicarlo al ginecólogo.
•Si, tres semanas después de tu viaje, presentas la sintomatología, consulta al doctor.

Lidia Beatriz.

Bibliografía:
Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos.  Informe Técnico: Enfermedad por Virus ZIKA.

©