Header Ads

Resaca post 20D

Muchos de nosotros hemos tenido algo que decir respecto a las pasadas elecciones generales de España. Ya fuera en redes sociales, en el supermercado o la peluquería, la inestabilidad política que atraviesa el país ha estado en boca de muchos. Y es que nunca llueve a gusto de todos, pero el 20D no fue favorable para ninguno. Los que votaron a la derecha nos llaman locos a los votantes de la izquierda y estos últimos no podemos comprender como la corrupción, las mentiras, los recortes sociales y la ineptitud son olvidadas o no tenidas en cuenta por quiénes la padecen.

En mi opinión, estas elecciones han puesto de manifiesto la necesidad de un cambio en el sistema electoral. No es justo que el voto de un ciudadano de X comunidad tenga más peso que el de otra. No es justo que el número de votos para obtener un escaño varíe según al partido que va destinado. Y el partido con más escaños no debe tener ningún favor para gobernar. ¿Piensas que estoy loca? Si tu argumento es "ha sido la lista más votada" tengo un contraargumento para ti. Y te diré "depende". Depende de cuántos votos necesite esa lista para conseguir un escaño y sobre todo depende de cuántos votos sumen el resto de partidos, es decir, lo que opina el resto de la población.

La izquierda española queda representada por muchos partidos, mientras que la derecha (o centro derecha) sólo encuentra cobijo en el Partido Popular y parece que también en Ciudadanos-a pesar de cuánto esfuerzo hayan puesto en negarlo-. Quiero decir con esto que es normal que haya salido el PP con mayoría de escaños, pero, si sumamos los votos que han recibido los múltiples partidos de izquierda, descubrimos lo que la mayoría quiere realmente.

No puedo pasar por alto las oportunidades desiguales a la hora de expresar proyectos y participar en debates. Como siempre, los medios de comunicación han elegido sus caballos ganadores y han hecho que no veamos más allá. Antiguamente se centraban en PP y PSOE. Ahora, como no han podido controlar la demanda de rostros nuevos, han elegido a Ciudadanos y Podemos. Porque, no nos dejemos engañar, en la vida hay que tener padrinos y está visto quién simpatiza y quién no a esas figuras que no vemos, pero que manejan el cotarro realmente.

Para mí ha sido una decepción, tenía muchas ganas de que se viera ese cambio que parecía deseábamos los ciudadanos españoles. En este país sólo encontramos muros y hemorragias nasales cada vez que queremos avanzar un paso. Porque el sistema lo han hecho unos pocos para favorecerse a sí mismos. Pero no pierdo la esperanza. España navega sin presidente, pero no sin tripulación: nosotros, los españoles. Somos los verdaderos responsables y llevaremos a este país a dónde queramos en la medida que nos involucremos y luchemos por una España, puede que no la más potente económicamente, pero sí la mejor para vivir.

Lidia Beatriz.
©