Header Ads

Cómo hacer mejores fotografías: El color como tema

Hay ocasiones en que el color de un objeto causa más impresión que el objeto en si (un montón de fruta en un puesto del mercado, por ejemplo). Para captar esa sensación, es recomendable que llenes el objetivo de color, quizá perdiendo el sentido de la forma, y haciendo de ese color el tema de tu fotografía.


Limitación de los colores

Para lograr una buena foto del color por sí mismo verás que suele ser más eficaz acercarse al sujeto para eliminar otras ideas del visor y utilizar un fondo (o un primer término) neutro para dar contraste.
Los colores fuertes tienden a aplastar la forma y a dominar. Por eso, aunque sí se puede lograr una buena foto con una gran profusión de colores, el resultado será más satisfactorio y más impresionante si limitas el número de tonalidades a un par de ellas. Aislando dos coches de toda una fila, por ejemplo, se destaca mejor el color que incluyendo a todo el aparcamiento.

Intensificación de color
La intensidad del color importa mucho en esta clase de fotos; después de todo, es el color lo que se trata de plasmar. Hay varias formas en que se puede añadir intensidad sin utilizar accesorios especiales.
*Utiliza un contraste neutro: colócate de una forma en la que tengas una zona neutra (o muy clara o muy oscura) enmarcando el sujeto o utilízala de fondo. La falta de colorido en el entorno destaca los colores del sujeto.
*Acércate: cuanto más se acerque la cámara al color, más fuerte aparecerá. Pero también procura no perder el contraste con el entorno.
*Utiliza una luz tenue: los colores crudos y fuertes se plasman mejor con luz suave. Se eliminan así reflejos, brillos y sombras que restan saturación al color.
*Elimina el deslumbramiento: los reflejos deslumbrantes del sujeto debilitan el color. Coloca la cámara en un ángulo que reduzca la cantidad de brillos y reflejos lo más posible.
Para reforzar el color artificialmente puedes utilizar filtros de color para compensar un color pálido y filtros polarizadores para eliminar reflejos y brillos. Una ligera subexposición, como de medio punto, también mejora la saturación de color al revelar la fotografía normalmente. 

Sencillez del dibujo
Una masa de imágenes complicadas en el visor destruye la composición de una fotografía de color, al igual que la inclusión de demasiados colores. Todas las cosas compiten por llamar la atención. Cuando utilices el color como tema esencial buscar la sencillez en el dibujo.
A veces se logra seleccionando escenas con un mismo tono general y con variaciones de intensidad, como un bosque bajo la luz del sol.
Una vez más, acércate al sujeto para eliminar el entorno que pueda perturbar y para tener una línea y forma lo más básica posible.
Con la práctica aprenderás a juzgar el equilibrio ideal entre el color y dibujo. Si los colores son sencillos, el dibujo puede ser más complicado que cuando se tiene una masa abigarrada.



Experimenta con el color
Comienza con una imagen poco complicada que tenga un color atractivo (un buzón, por ejemplo). Fotografía el sujeto entero desde varias distancias y ángulos, en distintas condiciones de luz y con diferentes exposiciones. 
Los resultados te darán una buena idea de cómo plasmar mejor el color con tu cámara.
Luego te remitirás a esta experiencia cuando te encuentres en la necesidad de aislar un área interesante de color de una escena más complicada.

¡Y esto ha sido todo por hoy! Espero que este post os sirva de mucho y que podáis seguir mejorando día a día con vuestra cámara.
Saludos, Irene Morant. 

©