Header Ads

Televisión: De la imagen fija al movimiento








Después de los periódicos y la radio aún tenía que llegar un nuevo medio que sería capaz de concentrar a las masas entorno a él. La televisión fue la encargada de ocupar ese lugar. Algunos la conocen como “La caja tonta”, pero en casi cualquier casa es algo obvio que será la encargada de presidir el salón. Detrás de ella hay una ardua investigación para su desarrollo.

La televisión surge ante la curiosidad por encontrar algún dispositivo técnico que sea capaz de transmitir imágenes en movimiento. Para ello, también era necesario ser capaces de grabar dicho movimiento. Pero igual que sucedió con la radio esto no fue cuestión de un solo científico o investigador. Se trató de un proceso largo con varias etapas. Pero antes de explicarlas habrá que saber qué es la televisión:

«La televisión es un sistema de comunicación –que mediante ondas de radio o cables— imágenes –fijas o móviles—y eventualmente, sonidos, a distancia. El más elemental de los sistemas de imágenes debe incluir una fuente de imágenes, un transmisor que codifica esas imágenes en señales eléctricas o electromagnéticas, y un receptor que las recompone y proyecta en una pantalla para su visualización.»

Antes de poder emitir imágenes en movimiento había que ser capaces de enviar a distancia imágenes fijas. Giovanni Casselli desarrolló el pantelégrafo capaz de transmitir a través de la red de telégrafo escritos hechos a mano y dibujos sencillos (en 1856 puso una versión mejorada del mismo al servicio francés de correos). También destaca el belinógrafo de E.Belin que proveía a los periódicos de fotografías.



Las investigaciones sobre la fotosensibilidad del selenio crearon nuevas posibilidades. Tras esto llegó el Disco de Nipcow que fue el elemento básico de los elementos electromecánicos de televisión, así la calidad no era muy alta. Una de las primeras referencias de la televisión electrónica apareció en 1908 (tubo de rayos catódicos para emisión y recepción). El tubo catódico había sido desarrollado por el alemán Karl Ferdinam Braun en 1887.

Con todo ello, fue Logie Baird el primero en conseguir en 1926, 1927 y 1928 transmitir las primeras imágenes en alta calidad de corto alcance, imágenes entre Glasgow y Londres y emisiones transatlánticas, respectivamente.

Al hablaros de la participación de Sarnoff en el desarrollo de la radio os comentamos que es considerado el Padre de la Televisión. No lo es por sus propios descubrimientos sino por el apoyo que prestó a Zworkin, entre otros científicos. Decidió financiarle en 1929. Así, gracias a su participación en la división e investigación desarrolla el cinescopio, primer tubo de rayos catódicos para la recepción. En 1931, presenta su icnoscopio, capaz de captar imágenes.

Frank Connrad ©National Museum
of Broadcasting 
Casi simultáneamente, Philo Farsnworth en 1927 logra transmitir la imagen de una línea recta en San Francisco gracias a un aparato con una cámara de tubo de su invención, el disector. Las similitudes que el trabajo de Zworkin tuvo con el suyo le llevó a acusarle de haber utilizado su invento y los tribunales le dieron la razón. 

Una de las primeras experiencias de la televisión fueron las emisiones experimentales en 1928 de Schnetady (NY) en las cuales se acoplaba una señal de audio a las imágenes (pues no se podían emitir simultáneamente imagen y sonido). Las primeras cadenas de televisión empiezan a fundarse. Frank Conrad presenta en estos años un conversor de película de cines a imágenes de televisión, que permite la utilización de material filmado en las emisiones televisivas. En Europa, las transmisiones se ponen en marcha en 1929.

Así nacía la televisión, pero aún quedaba para que fuese el medio que hoy todos conocemos. El primer paso era definir la regulación que debía tener para poder funcionar. El próximo domingo hablaremos de ello. 

No hay comentarios

©