Header Ads

Noche vieja en Sydney, una experiencia única

Seguro que muchos de vosotros en la mediodía del 31 de diciembre habeís visto las noticias y han comenzado el informativo con el clásico “ya ha llegado el nuevo año a algunas partes del planeta”. Pues bien, si quieres vivir el año nuevo antes que nadie, te proponemos Sydney para ser uno de los privilegiados que despiden el año y dan la bienvenida al nuevo antes que nadie. 

La Nochevieja en Sydney es un evento a nivel mundial, una fiesta llena de color que es vivida en directo por millones de personas y retransmitida por miles de cadenas de televisión. Pero allí no vamos a encontrar nieve ni frío puesto que como ya sabréis en el hemisferio austral es verano y prácticamente se recibe el año nuevo en bañador. 

En qué consiste el día de Nochevieja en Sydney

En el día de Nochevieja gran parte de los millones de habitantes de la ciudad se pasan la jornada haciendo picnics en distintos puntos de la bahía, donde esperan que llegue la medianoche para despedir el año con cohetes que inundan todo de olor a pólvora.

Los más privilegiados cogen su barco y pasan todo el día y la noche de fiesta, atracados alrededor del Harbour Bridge.

Para hacer esta espera más llevadera, la organización no limita la fiesta únicamente a los fuegos artificiales de las doce de la noche si no que cerca del muelle hay un programa de actividades que empieza por la tarde, entre las que cada año destacan: los shows aéreos en los que avionetas hacen piruetas sobre el Sydney Harbour, el Fire Tug Water Display; un barco anti-incendios que lanza al aire miles de litros de agua en forma de chorros o el Acknowledgement of Country; un espectáculo que rinde homenaje a los aborígenes y otras culturas nativas del país.

Tampoco puedes perderte a las nueve de la noche el Family Fireworks, una previa del espectáculo de medianoche para que los niños que no aguanten hasta el final de la noche despiertos puedan disfrutarlo.



El evento principal se llama Midnight Fireworks, donde un impresionante espectáculo pirotécnico ilumina toda la bahía durante varios minutos. Algo que merece la pena esperar para poder verlo.

El epicentro de toda la fiesta es el Harbour Bridge, el gran puente que está junto al edificio de la Ópera de Sydney. Hay más de sesenta miradores por toda la costa desde los que disfrutar del evento. Una vez elegido desde dónde vas a ver los fuegos artificiales, lo mejor que puedes hacer es tomarte el día de relax y copiar lo que hacen los australianos e irse de picnic. Lleva comida y bebida suficiente para pasar todo el día, una manta o toalla grande para tumbarte en el césped y, de camino, ocupar espacio suficiente para estar cómodo y sin agobios durante muchas horas.

Una cosa a tener muy en cuenta es que el Fin de Año en Sydney es una fiesta libre de alcohol. No se puede consumir alcohol propio en ningún mirador, revisan las bolsas antes de entrar a ellos, y sólo tienes que comprarlo allí. 

Y otra cosa muy importante, acuérdate que es verano por lo que no olvides gorra, gafas de sol y crema solar, aunque tampoco una chaqueta puesto que por la noche suele refrescar. 

¿Habéis visitado Australia en Año Nuevo? ¿Cómo fue la experiencia? 

¿Recomendáis otro sitio para celebrar el Fin de Año?
©