Header Ads

Medias de descanso para tu salud vascular

Las personas que trabajan de pie, al terminar su jornada laboral, notan pesadez en sus piernas, una molestia ligeramente dolorosa, hormigueo e hinchazón. El retorno venoso, por acción de la gravedad, es más costoso y nuestras piernas sufren las consecuencias. Este tipo de profesionales (que son casi todos) sufren o sufrirán problemas de circulación y, con ello, la aparición de las dolorosas y antiestéticas varices. No es una estrategia sólo útil para mujeres, puesto que los hombres también disponen de modelos apropiados para ellos.

Las medias de compresión, como su nombre indica, comprimen la pierna y facilitan el retorno venoso, evitando el edema (hinchazón). Pueden ser incómodas al principio, debido a que pueden dar sensación de picor. Pero si resistes el primer día, te acostumbrarás y sólo notarás alivio. Mientras las llevas puesta tienes una sensación de firmeza y frescor. Y, aunque hay calcetines, la función sólo es completa con la media larga y el panty. 

•Como reza el dicho, «mejor prevenir que curar». Para evitar la dilatación de los capilares es recomendable el uso de medias de compresión ligera. Deberían usarlas personas que trabajan de pie, también sentadas, mujeres embarazadas y aquellos que tengan antecedentes familiares de insuficiencia venosa.

•Si ya han aparecido varices leves (en sus fases iniciales), lo ideal es utilizar medias de compresión normal. También deberían usarlas embarazadas con tendencia al edema. Evitará que la patología empeore y que aparezcan otras nuevas.

•Para piernas con varices de gran tamaño y edema desde el inicio del día se necesitan medias de compresión fuerte.

•Existen otros tipos de medias de compresión de venta en ortopedias para problemas más específicos.

También en el mundo del deporte se emplean medias de compresión específicas. Muchos fisioterapeutas recomiendan su uso y en tiendas especializadas es fácil encontrarlas, aunque la gran mayoría sólo llegan hasta la rodilla.

En cualquier farmacia tienen medias de compresión normal, ligera y fuerte. Incluso aquellas de compresión fuerte están incluidas en la Seguridad Social, puesto que se consideran un tratamiento para la insuficiencia venosa. 

Lo ideal es ponerlas cada día antes de empezar a trabajar y quitarlas al llegar a casa, pero también pueden usarse durante el día si vamos a estar muchas horas de pie. Son lavables y de buen material. Tus piernas y tu salud vascular te lo agradecerán.

Lidia Beatriz.
©