Header Ads

Contra el SIDA, conocimiento

El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida o SIDA ha matado a más de veinticinco millones de personas en todo el planeta. Ninguna persona sin importar edad, sexo o nacionalidad está a salvo de ser infectada por el virus que lo causa, el VIH. En la década de los ochenta se diagnosticaron los primeros casos, hasta convertirse en una pandemia, y morir a causa de ello suponía un escándalo debido al desconocimiento y los prejuicios existentes (que tristemente se mantienen en algunas zonas).


En los países desarrollados, se ha convertido en una enfermedad crónica, siempre y cuando el paciente pueda tener acceso a los medicamentos. Esto es realmente peligroso, se está perdiendo la visión de peligro y en las estadística se observa un pico de nuevos infectados por el virus. ¡No te relajes! Nadie está a salvo de contagiarse. Y, aunque exista un tratamiento, la salud perdida no se reestablece. Por ello:
1. Usa siempre preservativo en tus relaciones sexuales.
2. Habla con tu pareja sobre relaciones anteriores y, en caso de haber mantenido encuentros de riesgo (sin condón), hacerse una analítica.
3. Asegúrate que eres la única persona en contacto directo con el material en cualquier lugar de estética (tatuajes, piercings, limpieza de poros...).

Cada uno de diciembre se hace pública una nueva campaña para concienciar a la población y luchar contra el SIDA. En este año 2015 el lema es "la respuesta rápida para acabar con el sida". Pero mucho más importante que colocarse un lazo rojo es que conozcamos mejor qué es el sida y cuál es la diferencia con el VIH.

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus, es decir, contiene en su interior información genética en forma de ARN y varias enzimas*, la transcriptasa inversa, la proteasa y la integresa. Todos los virus requieren de la maquinaria celular. En este caso, son capaces de infectar los linfocitos CD4 y transcribe el ARN del virus en ADN y lo integra al propio ADN de la célula. Los linfocitos CD4 tienen como función detectar infecciones en otras células del organismo y ayudarles a combatir esa infección. Esto significa que estas células quedarán incapacitadas para ejercer su función y la persona no podrá combatir la mínima afección.

Desde que la persona es infectada hasta que padece SIDA transcurren estas fases:
•Primera fase: la viremia es alta y disminuye rápidamente. Se conoce como precoz o aguda.
•Segunda fase: es la fase intermedia o crónica. La replicación viral es activa y dura años.
•Tercera fase: el nivel de viremia es alta y el número de linfocitos CD4 está por debajo de las 200 células por microlitro. Se conoce como fase final o de crisis.

Los enfermos de SIDA padecen muchas infecciones con parásitos oportunistas como causa. Estos parásitos son parte de nuestra flora natural, gracias a unas defensas adecuadas convivimos con ellos en armonía; pero, al tener un sistema inmune deficiente, proliferan y nos causan enfermedades. Por eso, aunque la muerte sobrevenga por una neumonía, la causa de la muerte es el SIDA, ya que sin él no la hubiera padecido o podría haberla vencido.

El tratamiento es variado y complejo. Se conocen en general como fármacos antirretrovirales. Pero la diana de su ataque varía, teniendo así: inhibidores nucleósidos y no nucleósidos de la transcriptasa inversa, inhibidores de la proteasa, inhibidores de la fusión, anti-CCR5 e inhibidores de la integrasa. Nunca se emplea un único fármaco, porque se ha demostrado la ineficacia. Siempre se hacen combinaciones, además hay que tener en cuenta las características del propio paciente (otras patologías, riesgos, alergias...). Es muy importante no abandonar el tratamiento, porque hacerlo significa un desenlace fatal. Está demostrado que un correcto inicio y la toma adecuada retrasa la progresión y aumenta la esperanza de vida, por lo que es muy importante diagnosticar la infección por VIH lo antes posible (de ahí el lema de este año).

Cuando eres pareja de una persona infectada por el virus o trabajas en entornos en los que has podido estar en contacto, se pautan tomas con antirretrovirales como profilaxis. Dependiendo del tipo de exposición, la estrategia será más o menos intensa.

Supongo que a estas alturas ya todos sabemos qué clase de contacto conlleva la infección por VIH. La cantidad de virus necesaria para infectarnos se traspasa mediante contacto sexual o sangre. No por tocar a la persona, beber de su mismo vaso y otras creencias absurdas. Asimismo, quiero resaltar que no es lo mismo VIH que SIDA, una persona infectada por el virus puede no padecer el síndrome.

Espero que este resumen sobre el SIDA y el VIH haya servido. Cualquier duda puede ser planteada en la zona de comentarios y estaremos encantados de solventarla. Recuerda usar siempre preservativo y, si has sido promiscuo, no estaría de más hacerte la prueba. Cuánto más rápido actuemos, mayor será la esperanza de vida.

Lidia Beatriz.

*Las enzimas son proteínas con actividad catalítica que permiten y facilitan el metabolismo. La transcriptasa inversa recibe ese nombre porque hace lo contrario a lo natural en el mundo vivo, pasar de ARN al ADN (siendo lo común de ADN a ARN). Las proteasas rompen enlaces entre proteínas. Y la integrasa, como su nombre indica, integra el ADN fabricado a partir del ARN viral en el ADN humano. El tratamiento se basa en evitar que algunos o todos estos pasos sucedan.
©