Header Ads

Cómo hacer mejores fotografías: Tono y contraste

El tono es la diferencia de densidad entre las partes más claras y más oscuras de una fotografía, desde el blanco hasta el negro. Entre ambos extremos hay toda una variedad de tonos. El contraste de todos ellos, el contraste tonal es lo que da a la imagen el aspecto tridimensional y la profundidad. El contraste tonal de una imagen se ve influido por la iluminación del motivo, su color y sus reflejos. Para la fotografía en color rigen los mismos principios, aunque técnicamente los tonos más oscuros reciben el nombre de sombras, y los más claros, el de matices.

Tono y forma

Para que una fotografía bidimensional tenga una tercera dimensión es preciso que se dé toda la gama de tonos con variaciones sutiles. Gran parte de la pericia del fotógrafo consiste en reconocer estos tonos y recogerlos con exactitud. Primero es necesario saberlos apreciar en el motivo, aunque éste sea blanco. Por ejemplo, una nube parece completamente blanca de un extremo a otro; pero, por lo general, tiene una gradación de blanco y gris, que es lo que imprime la forma a la nube y le da profundidad.

Tono y contraste

El contraste es la relación entre los tonos más oscuros y más claros de una fotografía. Una fotografía que presenta una gama completa de tonos con detalle en todos, excepto en los reflejos más vivos, se considera que posee un contraste normal. Una fotografía en la que dominan los tonos muy claros y muy oscuros, con poca variedad tonal intermedia, es definida como de poco contraste. 

El contraste se controla en parte por la iluminación. Una luz direccional dura, como la luz brillante del sol, tiende a crear una imagen de gran contraste, mientras que la luz muy suave tiende a crear una imagen de poco contraste.

Color y contraste

Los colores claros y oscuros de un motivo le proporcionan contraste, que es independientemente del que se crea por la iluminación. Por ejemplo, una novia con un vestido de boda blanco de pie ante la oscura puerta de una iglesia es un tema de fuerte contraste, mientras que la misma novia, ante una pared blanca, ofrecería una imagen de poco contraste. 
En este caso, el color de fondo armoniza muy bien con la figura de los novios que están totalmente a contra luz.  

También se puede controlar el contraste en las fotografías utilizando la luz de modos diferentes. La luz fuerte del sol aumentará el contraste produciendo sombras fuertes y dando tonos extremos. Si quiere reducir este contraste espere hasta que la fuerte luz directa del sol sea difuminada por las nubes.

Resumiendo:

Para conseguir una gama de tonos amplia, espere a que la iluminación sea suave y difusa y calcule la exposición cuidadosamente.

Para aumentar el contraste, use una iluminación más dura y directa.

También puede conseguirlo mediante edición de la misma fotografía, ya sea en photoshop o en cualquier aplicación para el móvil.


Esto ha sido todo por hoy, ¡nos leemos pronto!

Irene M.

©