Header Ads

Aire limpio, por favor


Es habitual escuchar en los medios de comunicación que China es uno de los países con mayor polución atmosférica del mundo, sobre todo en la época de invierno. Pero esta es la primera vez que se ha declarado la alerta roja por la alta contaminación que hay en Pekín.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda a los países unos límites de contaminación (una máxima de 25 microgramos por metro cúbico) y Xinxiang (provincia de Hunan) lo ha superado de mala manera, llegando este jueves hasta los 727 microgramos por metro cúbico, 26 veces más de lo aconsejado. Y cada vez son más graves las consecuencias, no sólo por cancelación de vuelos y clases, etc, sino que es peligroso para la salud.

Se supone que el Gobierno ha invertido millones para mejorar la situación, pero no se consigue ninguna mejoría, sino todo lo contrario, cada vez va a peor y las probabilidades de que la gente se enferme son mayores porque no sólo se perjudica al medio ambiente, sino también a los seres vivos. Muchos estudios han vinculado la pésima calidad del aire en este país con miles de muertes provocadas por enfermedades respiratorias o cardiovasculares que allí se producen. Por lo que si no se hace nada al respecto, la contaminación irá a peor y serán más las personas que morirán antes debido al aire que respiran.

Toda esta contaminación es por una parte a causa de los sistemas de calefacción que se alimentan del carbón. Y, aunque se ha tratado de reducir la utilización de este recurso, todavía supone dos tercios de la energía que se produce en el país.

Este año en China se aplicó un nuevo programa para medir y reducir los niveles de contaminación sustituyendo al establecido en 2013. Se supone que se han tomado una serie de medidas para evitar que estas cosas pasen, pero no se ve ningún cambio, y eso hace dudar a la población preguntándose si realmente se está haciendo algo para mejorar la calidad del aire y la de su salud.

Como he dicho, en las noticias se ha hablado muchas veces de este tema, sobre todo estos días, ya que la situación que hay en China se está agravando. El país ha tomado una serie de medidas hasta que se termine la alerta, como la limitación en la producción de las industrias que más contaminan, la prohibición de circular a vehículos pesados. Y también recomendaciones de no hacer ejercicio, utilizar el transporte público y que, aunque no es obligatorio, la suspensión de clases. Pero de qué sirve si siempre van a estar igual, si siempre la gente tiene que salir con mascarillas a la calle para que no les afecte el aire contaminante.

Y lo mismo ha pasado en Madrid, no se puede comparar con la situación a la que se enfrenta China pero se han tenido que tomar unas medidas para que disminuya la cantidad de polución. Si se supera lo recomendado por la OMS ya se está perjudicando seriamente el medio ambiente. Muchos países no respetan estos límites, puesto que no es una obligación, sino una RECOMENDACIÓN y se puede aplicar o no, eso depende de cada gobierno.

Es fenomenal que los países tomen las normas oportunas para que la contaminación no aumente y para que los ciudadanos tomen ciertas precauciones, pero lo ideal es que estas alertas no sucedan, y eso hace que me pregunte si los países realmente hacen todo lo posible para mejorar la situación mediambiental y la salud de los ciudadanos.


©