Header Ads

¿Truco o Trato?


En nuestro país se acercan las elecciones y parece que estaremos en Halloween. Durante la próxima campaña electoral, algunos ya la han empezado a escondidas, se nos preguntará si queremos hacer truco o trato, aunque no sabremos ciertamente en qué consiste cada cosa. Viendo la memoria y la capacidad de reacción ante la catástrofe, muchos españoles aceptarán encantados el trato aunque nos hagan un truco. En eso consiste la política actual española. 

No hablo ya del juego sucio de algunos partidos utilizando a los medios que son afines a sus pensamientos para dilapidar a los demás, si no de la superioridad intelectual de la que hacen gala intentando colarnos un gol por segunda vez sabiendo que la primera lo hicieron con extrema facilidad. Este año político tenemos más opciones donde elegir aunque todas las opciones sean, o sucedáneos de partidos corruptos o con ideologia cambiante según esté la situación del país. El resumen, así a grandes rasgos, es que nos consideran faltos del intelecto necesario, es decir, tontos. 

Las sonrisas de anuncio saldrán a relucir y los políticos saldrán a la calle en mangas de camisa y sin corbata para ganarse al populacho vendiendo sus ideales por un voto. La culpa no es de ellos si lo consiguen, están acostumbrados a que somos un país de pandereta y así nos tratan, la culpa es del pueblo que sigue confiando y votando a quien nos ha dejado, prácticamente, en la miseria sin, casi, derechos laborales, sanitarios y quien sabe que más a escondidas. El pueblo en vez de echarse a la calle a luchar se queda en el bar a hablar. Cuestión de prioridades. 

Ese es el trato que nos venderán en los próximos meses, arguyendo el truco por el que todos caerán si no despiertan a tiempo de esta fantasía que llamamos recuperación y salida de la crisis. Nadie ha dicho jamás que sea malo soñar, lo que si es malo es soñar sobre sueños, porque eso es lo que hace España, soñar sobre algo que creemos vivir cada día. La realidad llegará con el nuevo año, llegará cuando la propaganda y la verdad suprema caiga sobre nuestras cabezas. Ya sea en forma de "herencia" si cambiamos de presidente, o sea de falsa recuperación y laureles si seguimos como estamos. 

Piensen, no os dejéis embaucar por el disfraz y pregunten de verdad en qué consiste el truco tras el trato. Será entonces cuando el pueblo comience a despertar, hasta entonces, me vuelvo al bar donde es más fácil pasar de experto que hablar de verdad. 


Jesús V. 
©